LITERATURA

CINCO POEMAS DE MARÍA VICTORIA ATENCIA

María Victoria Atencia García (Málaga28 de noviembre de 1931) es una poetisa española perteneciente a la generación del 50.

 

 

 

 

 

 

Desde niña mostró una fuerte inclinación por la poesía, la pintura y la música, disciplinas que cultivó a través de su educación en colegios de marcada tendencia religiosa. A los veinticuatro años contrajo matrimonio con Rafael León quien se convirtió en su guía y editor, dedicándose de lleno a la poesía.

 

 

 

27/365 was 10 years later27/365 was 10 years later (Photo credit: MaryLouiseEklund)

 

 

 

Es académica numeraria de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, de Málaga; académica correspondiente de las Reales Academias de Cádiz, Córdoba, Sevilla y San Fernando; consejera del Centro Andaluz de las Letras de la Junta de Andalucía, de la “Fundación de la Generación del 27” de Madrid, del “Centro Cultural Generación del 27″ de Málaga, de la “Fundación María Zambrano”( Vélez-Málaga ), y de “Honorary Associate of The Hispanic Society of America” de Nueva York.

 

 

 

Español: Firma de Federico García Lorca.
Español: Firma de Federico García Lorca. (Photo credit: Wikipedia)

Español: Firma de Federico García Lorca. (Photo credit: Wikipedia)

 

 

 

Ha obtenido numerosas distinciones entre las que destacan el Premio Andalucía de la Crítica 1998, el Premio Nacional de la Crítica1998 o «Premio Luis de Góngora de la Letras Andaluzas».

 

 

 

En 2010 es galardonada con el VII Premio Federico García Lorca, el de mayor dotación económica de los premios de poesía de habla hispana, con 50.000 euros. Al dar a conocer el fallo del jurado, el entonces alcalde de Granada, José Torres Hurtado destacó la trayectoria “impecable” y tremendamente “personal” de esta autora de alto prestigio dentro y fuera de las fronteras españolas. Se trata de la segunda mujer que se alza con este premio después de que la peruana Blanca Varela resultara galardonada en 2006.

 

 

 

Español: Federico García Lorca en 1914. Foto a...
Español: Federico García Lorca en 1914. Foto anónima hallada en la Universidad de Granada en 2007, proveniente de una ficha de estudiante. (Photo credit: Wikipedia)

Español: Federico García Lorca en 1914. Foto anónima hallada en la Universidad de Granada en 2007, proveniente de una ficha de estudiante. (Photo credit: Wikipedia)

 

 

 

Es Hija Predilecta de Andalucía.

 

 

 

Málaga, desde el "Monte de las tres letra...Málaga, desde el “Monte de las tres letras” (Photo credit: Javier Rey el de Málaga)

 

 

 

 

 

 

 

Obra publicada

 

 

 

  • Arte y parte, (1961)
  • Cañada de los ingleses, (1961)
  • Marta & María, (1976)
  • Los sueños, (1976)
  • El mundo de M. V., (1978)
  • El coleccionista, (1979)
  • Ex libris, (1984)
  • Compás binario, (1984)
  • Paulina o el libro de las aguas, (1984)
  • Trances de Nuestra Señora, (1986)
  • De la llama en que arde, (1988)
  • La pared contigua, (1989)
  • La señal, (1990)
  • La intrusa, (1992)
  • El puente, (1992)
  • Las contemplaciones, (1997), Premio Andalucía de la Crítica y Premio Nacional de la Crítica 1998.
  • Las niñas, (2000)
  • El hueco, (2003)

 

 

 

FUENTE: http://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Victoria_Atencia

 

 

 

Vista de MálagaVista de Málaga (Photo credit: Figuelo)

 

 

 

Los sábados

 

 

 

Los sábados teníamos de par en par los ojos
enseñando las luces doradas del domingo,
mientras iban las horas resbalando su carga
de ilusión en nosotras.

 

 

 

Sentadas en pupitres, en filas o en recreos,
pensábamos el día perfecto cada una
con un sol, sus películas y su adiós en la calle
al niño que llevaba nuestro nombre en su frente.

 

 

 

Volar era la clave escrita en nuestro ánimo.
Soñábamos con puertas y con la interminable
escalera que parte el monte en dos mitades,
donde un coche esperaba nuestra vuelta más rápida,
llevándose un viaje de alegría hacia el centro.

 

 

 

Mas pasaba el domingo, y con él los proyectos
de toda una semana extrañamente larga;
y el resultado era arrastrar la nostalgia
seis días como puños.

 

 

 

Andalucía Sabor 07Andalucía Sabor 07 (Photo credit: MG Spain Export Consulting)

 

 

 

Muchacha

 

 

 

Llevas un vaso lleno de transparencias
entre inquietas manos y escurridizos dedos.

 

 

 

Puedes cantar el cielo, el amor, las estrellas:
todo nacerá nuevo de tus labios hermosos.

 

 

 

Descubrirás en sueños la vida que te acosa
tan dulcemente mansa y le sonreirás.

 

 

 

Despertarás el día menos pensado entre
un mayo y un setiembre y moverá el asombro
el filo de tu enagua.

 

 

 

Revolverás entonces de un desconcierto grande
el mundo que te llena; una luz saltará,
en caños, por tus ojos.

 

 

 

Y seguirá la fuente el curso de tu cuello
mientras pájaros haya en vuelo por tus venas
y palabras diciendo del amor en tu boca.

 

 

 

English: Statue of Blas and María Zambrano, Vé...English: Statue of Blas and María Zambrano, Vélez-Málaga. (Photo credit: Wikipedia)

 

 

 

Amor

 

 

 

Cuando todo se aquieta
en el silencio, vuelvo
al borde de la cuna
en que mi niño duerme
con ojos tan cerrados
que apenas si podría
entrar hasta su sueño
la moneda de un ángel.

 

 

 

Dejados al abrigo
de su ternura asoman
por la colcha en desorden,
muy cerca de sus manos,
los juguetes que tuvo
junto a sí todo el día,
ensayando un afecto
al que ya soy extraña.

 

 

 

Quien a mí estuvo unido
como carne en mi carne,
un poco más se aparta
cada instante que vive;
pero esa es mi tristeza
y mi alegría un tiempo,
porque se cierra el círculo
y él camina al amor.

 

 

 

andalusia-18andalusia-18 (Photo credit: GPZ)

 

 

 

Venda

 

 

 

De un espeso tejido me rodea tu mundo
por todos los contornos.
Me abarcas como un pecho abierto a la ternura,
como una gran maroma que en surcos se me clava.

 

 

 

Has llegado a cubrirme, definitivo pájaro,
a decirme la vida a tu propia manera,
al modo más hermoso de vuelo sin tropiezo
abrazando la nube.

 

 

 

Podrías no contarme por uno de los tuyos,
y sin embargo sueles apretarme la sangre
llenándome los ojos de un agua sin salida
descolgada en sus fuentes.

 

 

 

En sombra de tus pliegues se encarna la ternura,
tal a una mano abierta que lo abarcara todo,
y olvida nomeolvides en lugares ocultos
de preciosos recuerdos.

 

 

 

Callada te delatas, Echada por mi frente
dejas correr el tiempo, como si fueras niña
que inaugurara sueños en la siesta más tenue
de un setiembre cualquiera.

 

 

 

A tientas yo te canto, erguida compañera
de la noche en lo oscuro, sintiéndome por labios,
por ojos y por dedos tu inundación callada
que de arriba descienden.

 

 

 

andalusia-7andalusia-7 (Photo credit: GPZ)

 

 

 

Godiva en blue jeans

 

 

 

Cuando sobrepasemos la raya que separa
la tarde de la noche, pondremos un caballo
a la puerta del sueño y, tal Lady Godiva,
puesto que así lo quieres, pasearé mi cuerpo
-los postigos cerrados- por la ciudad en vela…

 

 

 

No, no es eso, no es eso; mi poema no es eso.
Sólo lo cierto cuenta.
Saldré de pantalón vaquero (hacia las nueve
de la mañana), blusa del “Long Play” y el cesto
de esparto de Guadix (aunque me araña a veces
las rodillas). Y luego, de vuelta del mercado,
repartiré en la casa amor y pan y fruta.

 

 

 

Federico García Lorca sin espinas
Federico García Lorca sin espinas (Photo credit: Wikipedia)

Federico García Lorca sin espinas (Photo credit: Wikipedia)

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE:

 

 

 

http://zonaliteratura.com/index.php/2012/10/31/cinco-poemas-de-maria-victoria-atencia/

 

 

 

 

 

 

 

{| style="width:100%; border:1px solid bl...{| style=”width:100%; border:1px solid black; background:#ffe0e0; padding:0; text-align:center;” |- | This photo is of Wikipedia Takes Manhattan location code 15, Hispanic Society of America. |} (Photo credit: Wikipedia)

 

 

 

 

 

English: General view of Parque Homenaje a Fed...
English: General view of Parque Homenaje a Federico García Lorca (Photo credit: Wikipedia)

 

 

 

Related articles

 

 

Anuncios
LITERATURA

CINCO POEMAS DE DÁMASO ALONSO

Dámaso Alonso y Fernández de las Redondas (Madrid22 de octubre 1898 – 25 de enero 1990) fue un literato y filólogo español, miembro de la Real Academia de la Historia y Premio Miguel de Cervantes 1978.

 

English: Queen Sofía of Spain with Gonzalo Ane...
English: Queen Sofía of Spain with Gonzalo Anes, Director of the Real Academia de la Historia. (February 2009) Español: La Reina Sofía de España con Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia. (Febrero 2009) (Photo credit: Wikipedia)

English: Queen Sofía of Spain with Gonzalo Anes, Director of the Real Academia de la Historia. (February 2009) Español: La Reina Sofía de España con Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia. (Febrero 2009) (Photo credit: Wikipedia)

 

Mujeres

 

Oh, blancura. ¿Quién puso en nuestras vidas
de frenéticas bestias abismales
este claror de luces siderales,
estas nieves, con sueño enardecidas?

 

Oh dulces bestezuelas perseguidas.
Oh terso roce. Oh signos cenitales.
Oh músicas. Oh llamas. Oh cristales.
Oh velas altas, de la mar surgidas.

 

Ay, tímidos fulgores, orto puro,
quién os trajo a este pecho de hombre duro,
a este negro fragor de odio y olvido?

 

Dulces espectros, nubes, flores vanas…
¡Oh tiernas sombras, vagamente humanas,
tristes mujeres, de aire o de gemido!

 

English: Royal Convent of La Encarnación (Madr...
English: Royal Convent of La Encarnación (Madrid, Spain, 1611–1616). Architects: Juan Gómez de Mora (1586–c.1648) and Alberto de la Madre de Dios (1575–1635). Alteration of the church by Ventura Rodríguez (1717–1785) between 1755 and 1767. Español: Real Monasterio de la Encarnación (Madrid, España, 1611–1616). Arquitectos: Juan Gómez de Mora (1586–h.1648) y Fray Alberto de la Madre de Dios (1575–1635). Reforma de la iglesia por Ventura Rodríguez (1717–1785) entre 1755 y 1767. (Photo credit: Wikipedia)

English: Royal Convent of La Encarnación (Madrid, Spain, 1611–1616). Architects: Juan Gómez de Mora (1586–c.1648) and Alberto de la Madre de Dios (1575–1635). Alteration of the church by Ventura Rodríguez (1717–1785) between 1755 and 1767. Español: Real Monasterio de la Encarnación (Madrid, España, 1611–1616). Arquitectos: Juan Gómez de Mora (1586–h.1648) y Fray Alberto de la Madre de Dios (1575–1635). Reforma de la iglesia por Ventura Rodríguez (1717–1785) entre 1755 y 1767. (Photo credit: Wikipedia)

 

Dolor

 

Hacia la madrugada
me despertó de un sueño dulce
un súbito dolor,
un estilete
en el tercer espacio intercostal derecho.

 

Fino, fino,
iba creciendo y en largos arcos se irradiaba.
Proyectaba raíces, que, invasoras,
se hincaban en la carne,
desviaban, crujiendo, los tendones,
perforaban, sin astillar, los obstinados huesos,
durísimos
y de él surgía todo un cielo de ramas
oscilantes y aéreas,
como un sauce juvenil bajo el viento,
ahora iluminado, ahora torvo,
según los galgos-nubes galopan sobre el campo
en la mañana primaveral.

 

Sí, sí, todo mi cuerpo era como un sauce abrileño,
como un sutil dibujo,
como un sauce temblón, todo delgada tracería,
largas ramas eléctricas,
que entrechocaban con descargas breves,
entrelazándose, disgregándose,
para fundirse en nódulos o abrirse
en abanico.

 

¡Ay!
Yo, acurrucado junto a mi dolor,
era igual que un niñito de seis años
que contemplara absorto
a su hermano menor, recién nacido,
y de pronto le viera
crecer, crecer, crecer,
hacerse adulto, crecer
y convertirse en un gigante,
crecer, pujar, y ser ya cual los montes,
pujar, pujar, y ser como la vía láctea,
pero de fuego,
crecer aún, aún,
ay, crecer siempre.
Y yo era un niño de seis años
acurrucado en sombra junto a un gigante cósmico.

 

Y fue como un incendio,
como si mis huesos ardieran,
como si la médula de mis huesos chorreara fundida,
como si mi conciencia se estuviera abrasando,
y abrasándose, aniquilándose,
aún incesantemente
se repusiera su materia combustible.

 

Fuera, había formas no ardientes,
lentas y sigilosas,
frías:
minutos, siglos, eras:
el tiempo.
Nada más: el tiempo frío, y junto a él un incendio
universal, inextinguible.

 

Y rodaba, rodaba el frío tiempo, el impiadoso tiempo
sin cesar,
mientras ardía con virutas de llamas,
con largas serpientes de azufre,
con terribles silbidos y crujidos,
siempre,
mi gran hoguera.
Ah, mi conciencia ardía en frenesí,
ardía en la noche,
soltando un río líquido y metálico
de fuego,
como los altos hornos
que no se apagan nunca,
nacidos para arder, para arder siempre.

 

Català: Retrat de Dámaso Alonso per Josep Pla-...

 

Pausa

 

Pausa, espantosa pausa
de párpados de plomo,
tromba dormida al aire,
pompa de paños, polvo,

 

donde irrumpen frenéticas
cien mil cristalerías
de fábricas de viento,
que el huracán derriba,

 

y un martillo de sangre
-¡clo!- que estrangula a pausas
-¡morir!- las simas súbitas
-silencio- de la ráfaga.

 

Glosario latino (964)Glosario latino (964) (Photo credit: Wikipedia)

 

A los que van a nacer

 

¡Cuán cerca todavía
de las manos de Dios! ¿Sentís su aliento
rugir entre los cedros del Levante?
¿Hay en vuestras pupilas rabos de oro,
vedijitas, aún, incandescentes,
de la gran lumbrarada creadora?
¿O fraguasteis, tal vez, en su sonrisa
-sonrisillas de Dios, niños dormidos-
y juerga en vuestras salas,
niño eternal, gran inventor de juegos?
Oh, vosotros le veis, seres profundos,
y saltáis en el vientre de la madre.

 

¿Qué peces de colores
os surcan aguas del dorado sueño?
¿Qué divinos esquifes
-juguetes sin engaño-
cruzan el día albar de vuestro cauce?
¿De qué extraña ladera
son esas pedrezuelas diminutas
que bullen al manar de vuestras aguas?
Oh fuentes silenciosas.
Oh soterradas fuentes
de los enormes ríos de la vida.

 

Seréis torrente en furia
que va a rodar al páramo. Seréis
indagación y grito sin respuesta.
Ay, guardad esta luz estremecida.
Ay, refrenad el agua,
volved al centro exacto.
Ay de vosotros.

 

… Ay de estos cieguecitos
de leche no cuajada,
de tierna pulpa vegetal, dormida.
Ay, copos de manteca,
que hacia el mercado vais –de sus ordeños
modelados por Dios, aún en su música,
con las gotas aún de su rocío-
entre las verdes hojas de los úteros.

 

Cortes_de_los_antiguos_reinos de aragon y vale...Cortes_de_los_antiguos_reinos de aragon y valencia y principado de cataluña (1377-1401). Tomo IV. Real Academia de la Historia. Madrid, 1901. (Photo credit: Wikipedia)

 

Destrucción inminente

 

¿Te quebraré, varita de avellano,
te quebraré quizás? ¡Oh tierna vida,
ciega pasión en verde hervor nacida,
tú, frágil ser que oprimo con mi mano!

 

Un chispazo fugaz, sólo un liviano
crujir en dulce pulpa estremecida,
y aprenderás, oh rama desvalida,
cuánto pudo la muerte en un verano.

 

Mas, no; te dejaré… Juega en el viento,
hasta que pierdas, al otoño agudo,
tu verde frenesí, hoja tras hoja.

 

Dame otoño también, Señor, que siento
no sé qué hondo crujir, qué espanto mudo.
Detén, oh Dios, tu llamarada roja.

 

Royal approval of the first statute of the Rea...Royal approval of the first statute of the Real Academia de la Historia 17 June 1738 (Photo credit: Wikipedia)

 

 

 

FUENTE:

 

http://zonaliteratura.com/index.php/2012/05/13/cinco-poemas-de-damaso-alonso/

 

 

 

María Josefa de Sajonia (Fco. Elías Vallejo) M...María Josefa de Sajonia (Fco. Elías Vallejo) MRABASF 01 (Photo credit: Zaqarbal)

 

Related articles

 

LITERATURA

TRES POEMAS DE YEVGUENI YEVTUSHENKO

 

Yevgueni Aleksándrovich Yevtushenko (Yevgueni Aleksándrovich Gangnus; en ruso: Евгéний Алексáндрович Евтушéнко; a veces su nombre se ve transcrito como Yevgeni, Yevgeny, Yevgueny, Evgeni, Evgeni, y su apellido, Evtusheko o Evtuchenko) (Nizhneúdinskprovincia de Irkutsk18 de julio de 19321 ) es un poeta ruso, que ha practicado la pedagogía e incursionado en el cine como actor y director .

 

 

Hijo de Alexandr Rudólfovich Gangnus, geólogo que también escribía poesía, y Zinaída Yermoláievna Yevtushenko, actriz, el futuro poeta al año siguiente de su nacimiento, en 1933, se ve ya en Moscú, donde la familia se instala en la casa del abuelo paterno. Después del comienzo de la guerra contra la Alemania nazi,en 1941, Yevgueni es evacuado con su abuela a Zimá (Invierno), una estación de ferrocarril de Siberia.

 

Peon crowds view havoc wrought by war in their...Peon crowds view havoc wrought by war in their city (Photo credit: SMU Central University Libraries)

 

Yevgueni obtuvo el apellido con el que se haría famoso en 1944 cuando su madre, de regreso de la evacuación en Zimá, le cambió el apellido del padre por el suyo de soltera, hecho sobre el que Yevtushenko escribiría más tarde en su poema Mamá y la bomba de neutrones. Fue al hacer ese trámite que conscientemente lo registraron como nacido en 1933 con el fin de evitarse las complicaciones que hubiera significado obtener el salvoconducto necesario para todas las personas a partir de los 12 años de edad.1

 

El 4 de junio de 1949 aparece por primera vez un poema suyo publicado: se trata deDos deportes y lo publica el periódico Sovietski Sport. Tres años más tarde sale su primer poemario: Los exploradores del porvenir y ese mismo año de 1952 es aceptado en la Unión de Escritores Soviéticos, conviertiéndose en su miembro más joven.

 

English: Map of Russian federal subjects belon...
English: Map of Russian federal subjects belonging to Siberia.         Siberian Federal District,          Geographic Russian Siberia ,           Historical Siberia (and present Siberia in some usages). Esperanto: La mapo de subjektoj de Rusia Federacia, rilatantaj al Sibirj. Русский: Карта субъектов Российской Федерации, относящихся к Сибири. (Photo credit: Wikipedia)

English: Map of Russian federal subjects belonging to Siberia.         Siberian Federal District,          Geographic Russian Siberia ,           Historical Siberia (and present Siberia in some usages). Esperanto: La mapo de subjektoj de Rusia Federacia, rilatantaj al Sibirj. Русский: Карта субъектов Российской Федерации, относящихся к Сибири. (Photo credit: Wikipedia)

 

Estudió en el Instituto de Literatura Gorki de Moscú (1952-1954), del que fue expulsado por apoyar la novela de Vladímir Dudíntsev No sólo de pan vive el hombre.

 

Andalusian poet Rafael Alberti in Madrid, Spain.

 

Versión de Rafael Alberti y María Teresa León

 

El ajedrez de México

 

El sol amodorrado.
El polvo amodorrado se derrumba por el camino.
El tañido amodorrado del espejismo.
El gemido amodorrado de un buey.
Flotan bamboleándose con modorra
un sombrero y otro sombrero;
el primer peón,
el segundo peón,
el tercer peón.

 

En castellano el peón es el campesino más pobre.
Y es también
la figura más pequeña del ajedrez.
Sacrificar al peón es una ley de todos los partidos.
El triste ajedrez de América Latina
es una burla amarga para ustedes:
primer peón,
segundo peón,
tercer peón.

 

Los pedacitos de la tierra campesina
son las casillas de este tablero tan cruel.
Con ustedes, los héroes del machete,
juegan desde los tiempos más lejanos
las manos sucias que no huelen nunca
como huele el mango salado del machete.
Juegan con el primer peón,
con el segundo peón,
con el tercer peón.

 

¡Qué lástima, señores socios del ajedrecismo político,
que este tablero no sea liso!
¡Sería magnífico nivelar estas incómodas montañas!
¡No dejan jugar!
¡Afuera estas torpes palmas y estas cabañas!
Y la muerte mete en su sombrero,
brillante por fuera, pero negro por dentro,
los mete a ustedes:
el primer peón,
el segundo peón,
el tercer peón.

 

¡Traición, hermanos peones!
¡Quitaron del tablero a Emiliano Zapata y Pancho Villa!
El peón que cumplió su papel
no es necesario para los señores ajedrecistas.
Nos sacan a todos del tablero
o el puño de hierro,
o -dos dedos, tan tiernos,
quitan al primer peón,
al segundo peón,
al tercer peón.

 

Cuántos peones cayeron
sin cantar hasta el fin La cucaracha.
Ellos no se convirtieron en reyes.
¡Las patadas son tan duras!
Pero dentro de los muertos
se ocultan los reyes,
asesinados en los peones;
en el primer peón,
en el segundo peón,
en el tercer peón.

 

¿Cuándo cambiaremos las reglas
de este maldito juego?
¿Cuándo?
La respuesta es como machete en su vaina.
¿Cuándo cambiaremos las reglas?
Contestadme;
el primer peón,
el segundo peón,
el tercer peón…

 

¡Viva el quinto peón!

 

Escrito originalmente en español

 

Qué HicisteQué Hiciste (Photo credit: Wikipedia)

 

Aún todas sus lágrimas

 

El sauce no ha llorado aún todas sus lágrimas.
A su sombra, en la orilla me quedé pensativo:
¿cómo hacer feliz a mi amada?
¿Es que acaso no pueda hacer más?

 

No le bastan los hijos, la abundancia,
lo poco que nos damos al cine, a los amigos.
Me necesita enteramente, sin reservas.
Mas, estoy hecho de sobras. Yo soy diamante en bruto.

 

Entregué mis hombros a las causas de nuestra época,
a toda su dura carga,
no dejé espacio a la ira de mi amada
y privé su llanto de mis brazos, de mi regazo.

 

Hoy, la amada ya no recibe flores de su hombre.
Arrugas, sí. Faenas domésticas.
El hombre engaña por placer,
la mujer traiciona por dolor.

 

¿Cómo puedo hacer feliz a mi amada?
¿Qué puedo ofrendarle esta noche
si la manzana que le da la vida
ya está rancia y agusanada?

 

¿Por qué a la bienamada se le ofende
tan sin razón como tan a menudo?
Cómo hacerla infeliz, todos sabemos.
De cómo hacerla feliz, no tenemos memoria.

 

Versión de Heberto Padilla

 

FUENTE:

 

http://zonaliteratura.com/index.php/2012/05/16/tres-poemas-de-yevgueni-yevtushenko/

 

 

 

Martín León Boneo - Capataz y peón rebelde, 1901Martín León Boneo – Capataz y peón rebelde, 1901 (Photo credit: Wikipedia)

siberia_img
siberia_img (Photo credit: hobnob_malevolence)

 

Related articles

 

 

LITERATURA

VERSOS EN LA POSGUERRA

Estatua de Dionisio

Estatua de Dionisio (Photo credit: Wikipedia)

CremaySudoryVinoTinto
CremaySudoryVinoTinto (Photo credit: Wikipedia)

CremaySudoryVinoTinto (Photo credit: Wikipedia)

RICARDO DEFARGES

La poesía de Ricardo Defarges (Barcelona, 1933) evoluciona desde el verso escueto, austero y sencillo de su juventud hacia formas de mayor densidad de pensamiento, no exentas de cierto culturalismo.
UN ARTE POÉTICA
Hasta la luz entra más débil
por el cristal de tu conciencia;
hasta los cuerpos queman menos
cuando recientes en la tierra.
Las cosas se afirman y viven
dentro […]

Como
Como (Photo credit: Gabriele Asnaghi)

Como (Photo credit: Gabriele Asnaghi)

UN ARTE POÉTICA

Hasta la luz entra más débil
por el cristal de tu conciencia;
hasta los cuerpos queman menos
cuando recientes en la tierra.
Las cosas se afirman y viven
dentro de ti, con menos fuerza.

Aún quisieras tú decir algo
que se diga por vez primera.
Aún te propones ese diálogo
en que el otro nunca está cerca.
¿Es ansiedad por dar la vida,
o un intento de merecerla
bajo la forma del amor?
Sin objeto tu sentir piensas.
Como el frío viento de marzo,
marchas en tu misión a ciegas.

Habla, pues, y cuéntale al hombre
esa aventura, para él vieja,
de irse apagando sin remedio.
Quieres que ello sin estridencia
se cumpla en ti. Y en algún modo,
es una aspiración ya cierta:
por muy alta que se pronuncie,
siempre el hombre es sordo a la queja.
Mas no hagas voz de tu silencio;
encuentra una palabra densa,
bien que repetida y oscura
como la de un hombre cualquiera.
No hay tragedia en la vida humana,
hay sólo una valiente anécdota.

Y del mundo, tenaz y vasto,
aunque en tu interior pierda fuerza,
recoge, como un fiel resumen,
y como luz de hoy en tu senda,
la de las gotas de la lluvia
que fugazmente se atraviesan
en el aire, caricia oscura
que tu piel absorbe muy lenta.

Antología poética, 1960-2004.

Hasta aquí...Hasta aquí… (Photo credit: Roberto Carlos Pecino)

TERESA GRACIA

La poesía de Teresa Gracia (Barcelona, 1932-2001) refleja la amarga vivencia del exilio, el paso del tiempo y el anhelo de conquistar en el verso regular, encadenado al metro y la rima, la insobornable libertad interior del artista.
NACE EL POETA CON LA MANO HERIDA…
Nace el poeta con la mano herida
porque a ras de la […]

rosarosa (Photo credit: +vega)

NACE EL POETA CON LA MANO HERIDA…

Nace el poeta con la mano herida
porque a ras de la palma le han cortado
el cordón en los dedos enredado
con que a su madre musa estuvo unida.

Pero se mueve en el papel caída
dejando siempre por el mismo lado
en filial obediencia a un dictado
la señal de que va perdiendo vida.

Sólo un brazo en el cuerpo la protege
y se la lleva al alma, cuna y tumba
donde entrará también cuando sucumba

el puño que en los versos entreteje
golpes contra el barrote de la pluma
que a la pena mayor, la cárcel suma.

Cuarenta y tantos sonetos al soneto, 1998.

 

Imagen del Centro de Convenciones Internaciona...
Imagen del Centro de Convenciones Internacional de Barcelona. Imagen tomada por PauBu el 14 de mayo de 2004. Publicada bajo licencia GNU FDL. (Photo credit: Wikipedia)

 

 

ALBERTO GARCÍA ULECIA

La poesía del sevillano Alberto García Ulecia (1932-2003) se caracteriza por la claridad formal, la visión subjetiva del paisaje y la reflexión ética. Su poesía recibe influencias del romanticismo alemán y de la tradición poética popular andaluza.

OFICIO DE POETA

Incierto es el destino de la obra de arte.
¿Quién lo ignora? Si insistes, tratando de fijar
la sed y la hermosura que te depara el mundo,
no es por creer tu voz señera o tu experiencia.
Entonamos la misma canción en solitario,
mientras se nos marchita la misma triste rosa.

Fervor de la memoria , 1992.

TeresaTeresa (Photo credit: cliff1066™)

LUIS FERIA

La obra del tinerfeño Luis Feria (1927-1998), uno de los poetas de voz más original entre los de la generación del 50, se debate entre la urgencia de vivir y el deseo de encontrar una palabra que perpetúe el instante en que vivir resulta, precisamente, un descubrimiento.
EL POEMA
Llamadlo sólo agua
libre
de todo inútil nombre pasajero.
Dejad luego […]

Nederlands: De tunnel van het aquarium te Barc...Nederlands: De tunnel van het aquarium te Barcelona, Spanje (Photo credit: Wikipedia)

 

EL POEMA

Llamadlo sólo agua
libre
de todo inútil nombre pasajero.

Dejad luego que siga
su lento respirar ensimismado.

Conciencia, 1961.

Barcelona
Barcelona (Photo credit: Moyan_Brenn_BE_BACK_on_10th_OCT)

Barcelona (Photo credit: Moyan_Brenn_BE_BACK_on_10th_OCT)

LAS PALABRAS

Las palabras están vivas, y por lo
tanto traicionan; lo que expresan
hoy como verdadero y puro, ma-
ñana es falso y está muerto.
(L. CERNUDA.)

Acaso no debiéramos escribir nunca más
sobre una página
pues las palabras son
mayores que la vida
y como a ellas tendríamos
que sostenerlas con el brazo
hasta que llegue el día que el cansancio lo
doble.

Las palabras son siempre más anchas que los labios,
mayores que la ausencia y que la infamia.
Tal vez debamos siempre escribir en los aires,
que el sol en los caminos las incendie un momento
y las vuelva a la nada,
al silencio
y al polvo,
las integre a la noche
y a su germen,
intocables y puras como una antorcha viva.

Conciencia, 1961.

EL POEMA

Ramo de sangre, arpón en todo el pecho, lengua que propiciaba el corazón voraz. Su estirpe apasionada nos arrojó a la vida; no se someten ni el amor ni el mar.

Rosa fiel que el tiempo no ha secado, mayor que el celo, no menor que el vacío, sudor o sangre, o vida, o tierra, o muerte; nunca nos faltes; el hueco de tu ausencia huele a miedo.

No menor que el vacío, 1988.

POETA ANÓNIMO

No sé quién eras; puede que yo mismo;
fui plural una vez.
Al leerme me leo;
en la rueda del tiempo vuelvo a ser.

Cuchillo casi flor, 1989.

FUENTE: http://poeticas.es/?p=3336

English: Teresa Gracia, 1987 Español: Teresa G...
English: Teresa Gracia, 1987 Español: Teresa Gracia, 1987 (Photo credit: Wikipedia)

English: Teresa Gracia, 1987 Español: Teresa Gracia, 1987 (Photo credit: Wikipedia)

Related articles

 

LITERATURA, POEMAS

CINCO POEMAS DE CINCO POETAS JAPONESES CONTEMPORÁNEOS

Gamuza, mi buen amigo

 

49513-Hiroshima49513-Hiroshima (Photo credit: xiquinhosilva)

 

A man preparing okonomiyaki in a restaurant in...A man preparing okonomiyaki in a restaurant in Hiroshima (Photo credit: Wikipedia)

 

Cover of "Japon - Director's Unrated Edit...
Cover of Japon – Director’s Unrated Edition

 

El 6 de agosto, de Sankichi Toogue ¡Cómo podremos olvidar aquella centella! En un instante los 30,000 en las calles desaparecieron En el fondo de las tinieblas, aplastados los gritos de los 50,000 cesaron. Cuando el humo huracanado y amarillo se desvaneció los edificios estaban rajados, los puentes derretidos los trenes llenos de gente quedaron chamuscados vasto páramo de escombros Hiroshima. Con pieles colgando como tiras viejas con las manos en su pecho pisando líquido encefálico vistiendo pedazos de tela quemada en sus caderas lloraban hombres y mujeres desnudos caminando en procesión. Cadáveres como budas de piedra, dispersosen el jardín de una escuela. La muchedumbre se agolpó en la orilla del río, luego trepó a las balsas, y se convirtió en una pila de cadáveres bajo el sol abrasador. En medio de las llamas que se levantaban en el cielo crepuscular los barrios donde vivían mi madre y…

 

FUENTE:

 

http://zonaliteratura.com/index.php/category/poemas/page/3/

 

CrepuscularCrepuscular (Photo credit: Arenamontanus)

 

El 6 de agosto, de Sankichi Toogue

 

¡Cómo podremos olvidar aquella centella!
En un instante los 30,000 en las calles desaparecieron
En el fondo de las tinieblas, aplastados
los gritos de los 50,000 cesaron.

 

Cuando el humo huracanado y amarillo se desvaneció
los edificios estaban rajados, los puentes derretidos
los trenes llenos de gente quedaron chamuscados
vasto páramo de escombros Hiroshima.
Con pieles colgando como tiras viejas
con las manos en su pecho
pisando líquido encefálico
vistiendo pedazos de tela quemada en sus caderas
lloraban hombres y mujeres desnudos caminando en procesión.
Cadáveres como budas de piedra, dispersos en el jardín de una
escuela.

 

La muchedumbre se agolpó en la orilla del río,
luego trepó a las balsas,
y se convirtió en una pila de cadáveres bajo el sol abrasador.
En medio de las llamas que se levantaban en el cielo crepuscular
los barrios donde vivían mi madre y mis hermanos, aplastados
vivos,
fueron cubiertos por el fuego
en un lugar lleno de excrementos
muchachas escolares estaban tiradas;
los vientres hinchados, los ojos arrancados, las cabezas sin pelo,
los cuerpos descuartizados.
El sol matutino alumbró a una masa anónima apiñada.
Nadie se movía.
En el estancamiento del hedor
se oía sólo el zumbido de las moscas.
¡Cómo podremos olvidar aquel silencio
que caía en la ciudad de 300,000 habitantes!
¡Cómo podremos olvidar
aquella plegaria nunca pronunciada por las cuencas blancas y
vacías de nuestras mujeres y nuestros hijos!

 

English: Hiroshima Castle. View of Hiroshima C...
English: Hiroshima Castle. View of Hiroshima Castle (Photo credit: Wikipedia)

English: Hiroshima Castle. View of Hiroshima Castle (Photo credit: Wikipedia)

 

Tarde de otoño temprano, de Azuma Kondo

 

Así pues, yo
caminando por una calle tranquila de muchos templos.
Muros largos, las puertas de los templos alineados
Arboles enormes que sombreaban la calle.
El canto de las cigarras.

 

Repentinamente, de la puerta de un templo
salió un hombre.
Al tropezar conmigo me miró
con una cara como diciendo “¡Caray, ya me descubrieron!”.
Inmediatamente
desapareció en otro templo.
Ese hombre, ¿quién era?
Ese hombre con un descolorido gorro de soldado, camisa
verdeoscura, zapatos militares.

 

¡Ah, aquí también fantasmas de la guerra!
¡En un callejón olvidado, habitación de otro fantasma de la
guerra!

 

A series 6000 unit of Astram LineA series 6000 unit of Astram Line (Photo credit: Wikipedia)

 

Hombre muerte, de Nobuo Ayukawa

 

Por ejemplo, desde
los pasos en la niebla
o en todas las escaleras
surge la imagen opaca de un testamentario.
… Es el comienzo de todo…
Ayer lejano…
sentados en una cantina oscura
no sabíamos qué hacer con nuestras caras torcidas
mirando el sobre de una carta
“¿No habrá sombra ni forma?”
…Ya que fracasamos en morirnos, así estaban las cosas.

 

Amigo, el cielo helado de ayer
permanece en el filo de la navaja.
Sin embargo, he olvidado dónde y cuándo
te perdí.
Fue una época de oro, tan efímera…
jugábamos a ser dioses, a trastocar signos
murmurando:
“Ésta es nuestra antigua receta”.

 

Siempre era otoño, ayer y hoy
“En la tristeza llueven hojas muertas”
Esa voz, entre las sombras de la gente o en las calles
ha seguido su camino de plomo negro.

 

El día del funeral no había palabras ni
asistentes.
No había lugar para la ira, ni para la tristeza, ni tampoco
quejas débiles.
Alzando la mirada al cielo
permanecías acostado tranquilo
con los pies metidos en tus pesados zapatos.
“Adiós, no vale la pena creer en el sol ni en el mar”.
Amigo que duermes bajo la tierra,
¿Aun duele la herida de tu pecho?

 

Ebisu-chō Station. Nederlands: Zelfgemaakte op...Ebisu-chō Station. Nederlands: Zelfgemaakte opname (gescande 6×7 dia) (Photo credit: Wikipedia)

 

Mercado de esclavos, de Miyoshi Nagashimi

 

¿Quién fue quien me compró, para empezar?
En el mercado de esclavos azotado por el viento del norte aquel
día, yo
con cadenas en pies y cuello
fui comprado solo
y luego llevado al confín de la tierra
donde ni siquiera florecían las dalias negras
comprado por esos hombres
cantores de cristianos himnos
que gobiernan este vasto mundo civilizado.

 

Soy un esclavo
y los huesos del esclavo vitalicio
tienen que moverse
como pesadas ruedas oxidadas
en esta alba civilización cristiana.
Sea perro o
buey
puede darle alimento para gallinas.
Era, para mí, una larga
larga ruptura con la humanidad.
Acostumbrada a habitar la tierra tenebrosa
mi cabeza
quedó seca como el trigo.
De noche me acosté en el heno
y conté las estrellas del mundo
una por una.
Eran más dulces que las cañas del azúcar
liberadas del dolor, del vocerío y los látigos de cuero.
Contemplé aquellas estrellitas
remotas piedras frías
hasta que se desvanecieron.
Oh, esclavos
para los hombres amarillos, tan diferentes
esta civilización cristiana
es demasiado cruel para nosotros.
Cuando me desperté
de repente un zapato enorme
pisoteó mi cara como si fuera grava.
“Ya está muerto…
Compra otro”.
Oh, amigos, oh cristianos himnos.
Oh, Merry Christmas.
Compra otro esclavo nuevo.

 

English: Hiroshima City, JAPAN From top left:H...English: Hiroshima City, JAPAN From top left:Hiroshima Castle, Baseball game of Hiroshima Toyo Carp in Hiroshima Municipal Baseball Stadium, Hiroshima Peace Memorial (Atomic Bomb Dome), Night view of Ebisu-cho, Children’s Peace Monument 日本語: 広島県広島市 画像左上から:広島城天守、広島市民球場(マツダスタジアム)、世界遺産・原爆ドーム、胡町・八丁堀の夜景、原爆の子の像 (Photo credit: Wikipedia)

 

Japón turístico, de Iku Takenaka

 

Vendemos el Fujiyama
Vendemos Miyadyima
Vendemos Nikko
Vendemos todo el Japón
Naruto y Aso
Todo lo vendemos.
Vengan, vengan por favor.
Sabemos frotarnos las manos
y producir sonrisas artificiales.
Mucho, mucho dinero, ¡qué maravilla!
Todos los japoneses compramos car
Todos los japoneses gustamos de los encendedores
Todos los japoneses somos buenos jardineros
Todos los japoneses cantamos boogie-woogie
Todos hacemos caravanas
Todos somos honrados, ¡Sí señor!

 

Japan 2009 — Hiroshima (広島市) (Hiroshima) — Gen...
Japan 2009 — Hiroshima (広島市) (Hiroshima) — General Views 1 (Photo credit: dugspr — Home for Good)

 

Related articles

 

 

LIBRO, LITERATURA

SAVATER:”LA LITERATURA ME PERMITE EXPLORAR IDEAS CONTRARIAS A LAS MÍAS”

 

 

Agatha Christie's room at the Hotel Pera Palas...
Agatha Christie’s room at the Hotel Pera Palas in Istanbul, where she wrote Murder on the Orient Express (Photo credit: Wikipedia)

 

Agatha Christie’s room at the Hotel Pera Palas in Istanbul, where she wrote Murder on the Orient Express (Photo credit: Wikipedia)

 

Spanish LessonsSpanish Lessons (Photo credit: bending light)

 

Como un homenaje a los géneros literarios tradicionales y como un pretexto para reflexionar sobre el boom exacerbado de la gastronomía o la naturaleza “conservadora” de la política, se presenta “Los invitados de la princesa”, novela del filósofo español Fernando Savater que narra las peripecias de un grupo de literatos atrapados por unos días en una isla caribeña.

 

Giovanni Boccaccio
Giovanni Boccaccio (Photo credit: Wikipedia)

Giovanni Boccaccio (Photo credit: Wikipedia)

 

El contrapunto entre dos personajes que encarnan por un lado la inexperiencia (el periodista vasco Xabi Mendia) y por el otro la madurez atravesada por la mordacidad (el novelista Nicolás Nirbano) inaugura el entramado de relatos que reflejan las afinidades literarias de Savater, en lo que puede leerse como un gesto melancólico ante la reconfiguración de las formas que sellaron su identidad literaria.

 

En Los invitados de la princesa, novela que obtuvo el Premio Primavera de Novela y que acaba de editar el sello Espasa, el autor de Ética para Amador remeda el tono de los relatos de Giovanni Boccaccio o Agatha Christie para recrear hitos del género de aventuras y el policial sin descuidar los temas que han fijado la agenda de sus ensayos, desde la problemática de la educación hasta la actualidad del País Vasco y los déficits de la política.

 

La obra narra el confinamiento fortuito que sufren los asistentes a un congreso literario cuando entra en erupción un volcán que paraliza el flujo aéreo pero propicia la circulación de historias: vampiros, detectives y cocineros se cruzan en la prosa hilarante del filósofo con la recreación del asesinato en una habitación cerrada o la preocupación de una madre por la exposición de su hija a las redes sociales.

 

Fernando Savater, spanish philosopher
Fernando Savater, spanish philosopher (Photo credit: Wikipedia)

Fernando Savater, spanish philosopher (Photo credit: Wikipedia)

 

En diálogo con la agencia de noticiasTélam, Savater habla sobre los disparadores de esta nueva incursión literaria que se suma a sus novelas El jardín de las dudas y La hermandad de la buena suerte y que el académico asocia a una nueva etapa en la que se dedicará “más a la literatura y menos a la filosofía”.

 

Agatha Christie
Agatha Christie (Photo credit: Wikipedia)

Agatha Christie (Photo credit: Wikipedia)

 

–En esta obra hay una crítica hacia el fenómeno de la nueva novela negra en la que la clásica intriga ha sido desplazada por una clase de trama más previsible en la cual “el criminal termina siendo siempre el capitalismo” ¿Esta transformación está disparada por un cambio en las expectativas de los lectores?

 

–Efectivamente, lo que hoy la gente desea son novelas ambientadas en países exóticos que ponen al descubierto el abuso de los poderosos contra los débiles. A mí no me deja de sorprender por qué si a una persona le interesa tanto saber cómo funcionan las estructuras de poder en Suecia no de dedica a leer un ensayo específico antes que exigirle esa información a una obra de ficción. Casi todas las obras surgidas en los últimos tiempos responden a esa condición sociológica y política donde los crímenes tienen siempre un trasfondo social y un tono de denuncia. La gente parece haberse acostumbrado a ese tipo de relato que a mí particularmente me parece estereotipado y me gusta más la intriga que tiene que ver con pasiones y enigmas de la conducta humana. A mí personalmente me sigue apasionando la literatura que cuenta historias y no la que denuncia realidades. Siento que el bachillerato ya lo he cursado hace largos años, así que me resulta ajena esa idea de que los libros tienen que ser enciclopédicos… no podría coincidir con alguien que me diga “Acabo de leer La montaña mágica de Thomas Mann y he aprendido mucho sobre los sanatorios de tuberculosos de alta montaña en Suiza…”

 

–El fenómeno al que alude se entronca con el boom editorial de obras que desde El código Da Vinci en adelante narran historias de logias secretas y conspiraciones a través del tiempo. ¿Se podría pensar que este tipo de texto ha invocado algún resorte paranoico oculto hasta ahora en la sociedad?

 

–Posiblemente con eso tenga que ver la actual ampulosidad general en torno a la literatura. Agatha Christie nos mantenía intrigados con una señora que envenenaba a su vecina. Ahora, para entretenernos parece que necesitamos un serial-killer que mate a unas doscientas personas y además forme parte de una conspiración para apoderarse del mundo. Ese exceso no es beneficioso… creo que hay que volver al minimalismo narrativo.

 

–¿Cuáles son las razones por las que el autor que dispone de una voluminosa obra ensayística decide incursionar cada tanto en la ficción?

 

–Mi primera vocación ha sido siempre la literatura, aunque la filosofía se me representó siempre como lo académicamente más factible. A veces digo que la filosofía ha sido como mi esposa y la literatura, mi amante. En los últimos tiempos he empezado a sentir que llegué al final de mi carrera académica y cumplí una parte de mi vida, así que ahora me gustaría dedicarme por completo a cumplir ese sueño de escribir literatura.

 

–¿Logra establecer con la ficción una relación más relajada que con la práctica filosófica, en tanto no existe la necesidad de fundamentar o justificar las ideas que circulan por una novela?

 

–Las ideas, opiniones y exabruptos que profieren los personajes ya corren por cuenta de ellos… y eso ya es todo un alivio. La literatura me permite exponer ideas incluso contrarias a las mías y efectivamente todo esto produce una satisfacción y a la vez una inquietud diferente a la del ensayo. La literatura busca una verdad propia que no es la verdad de los hechos ni un simple documento de la realidad. No se espera de ella que tenga correlato en una verdad en el sentido objetivo del término sino verosímil en el sentido literario. La tarea de la filosofía, en cambio, es desvelar y analizar verdades —sea del conocimiento, la ciencia o la metafísica— o declarar, incluso, que la verdad es inalcanzable. La filosofía tiene un entusiasmo juvenil por alcanzar el sentido de las cosas y del mundo que los años quizá van matizando hasta otorgarles a esas pretensiones un toque de ironía. La ficción pues parece una forma de trasladar de ideas sin necesidad de atenerse a esa exigencia juvenil de la filosofía.

 

FUENTE: http://zonaliteratura.com/index.php/2012/10/24/savater-la-literatura-me-permite-exponer-ideas-contrarias-a-las-mias-a-proposito-de-los-invitados-de-la-princesa/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+ZonaLiteratura+%28Zona+Literatura%29

 

Giovanni Boccaccio
Giovanni Boccaccio (Photo credit: Wikipedia)

Giovanni Boccaccio (Photo credit: Wikipedia)

Giovanni Boccaccio
Giovanni Boccaccio (Photo credit: Wikipedia)

 

Related articles

 

 

Antoinette Marceau looks through a carriage fo...
Antoinette Marceau looks through a carriage for clues. (Photo credit: Wikipedia)

 

LITERATURA

CUATRO AMIGOS Y CÓMO SOBREVIVIR EN VARSOVIA SEGÚN DAVID TOSCANA

Toscana

Toscana (Photo credit: untipografico)

 

Cuatro amigos se salvaron de morir en la Segunda Guerra Mundial. Ahora, deben sobrevivir a la reconstrucción de Varsovia. Feliks, Ludwik, Kazimierz y Eugeniuz tienen más de sesenta años y no saben qué hacer consigo mismos.

 

FUENTE:

 

http://zonaliteratura.com/index.php/2012/09/22/cuatro-amigos-y-como-sobrevivir-en-varsovia-segun-david-toscana/

 

Catedral Metropolitana, Monterrey, Nuevo León.
Catedral Metropolitana, Monterrey, Nuevo León. (Photo credit: Wikipedia)

Catedral Metropolitana, Monterrey, Nuevo León. (Photo credit: Wikipedia)

 

Feliks es un hombre que se oculta bajo su aspecto de niño. Cuando abre la puerta frente a la visita de un desconocido, siempre escucha la misma pregunta: ¿Está tu papá? Sin embargo, es un hombre casado y con dos hijos, capaz de ser la salvación pero también la perdición de los desconocidos que se tope. Él salvó al grupo de cuatro pero se convertirá en un soplón dispuesto a confesar que cualquiera es culpable con tal de salvar el pellejo.

 

Heroes de Varsovia (Segunda Guerra Mundial)

Heroes de Varsovia (Segunda Guerra Mundial) (Photo credit: Wikipedia)

 

Ludwik es un sepulturero que hace servicios extraños como prometer (y cumplir) a una anciana que, cuando muera (que será pronto), la desenterrará, la sacará de la tumba en la que también está su esposo y la llevará al lado de su amante.

 

Kazimierz vive con una enfermera que sigue enamorada del soldado mutilado que un día atendió y que no sabe si sigue vivo o muerto. Ahora habitan en una casa que no les pertenece, que seguramente era de una familia judía, pero que nadie reclama. Kazimierz va todos los días va al liceo, donde le ofrecen un empleo de conserje pero, al estar frente a la secretaria, se avergüenza y se promete que solicitará empleo como profesor de astronomía, aunque no sepa nada del tema.

 

Toscana, Agriturismo Le Piagge, Quarrata (Pistoia)

Toscana, Agriturismo Le Piagge, Quarrata (Pistoia) (Photo credit: Toprural)

 

El cuadro se completa con Eugeniusz, un sacerdote que se sabe un santo capaz de resucitar a los muertos y otros milagros más. La gente sigue siendo llamada a declarar; se siguen firmando confesiones sin ser leídas; se expropian y se allanan propiedades; se vende en una tienda de viejo lo que otros, muertos de seguro, perdieron o les fue arrebatado.

 

En ese escenario, donde estos cuatro sobrevivientes intentan descubrir qué pueden hacer con la vida que aún les queda, transcurre La ciudad que el diablo se llevó, la nueva novela (de la que puedes leer un adelantó aquí)del mexicano David Toscana, editada por Alfaguara.

 

Toscana (Monterrey, Nuevo León, 1961) ha publicado Estación Tula, Lontananza, Duelo por Miguel Pruneda, Santa María del Circo, El ejército iluminado, Los puentes de Königsberg (Alfaguara, 2009) y El último lector (Alfaguara, 2010).

 

Formó parte del International Writers Program de la Universidad de Iowa y del Berliner Künstlerprogramm. Ha sido ganador de los premios José María ArguedasAntonin ArtaudColima y José Fuentes Mares.

 

Motion picture poster for
Motion picture poster for “The Passion of Joan of Arc” directed by Carl Theodor Dreyer, with Renée Jeanne Falconetti (pictured) and Antonin Artaud, produced in France in 1927 and first shown in Copenhagen in 1928. (Photo credit: Wikipedia)

Motion picture poster for “The Passion of Joan of Arc” directed by Carl Theodor Dreyer, with Renée Jeanne Falconetti (pictured) and Antonin Artaud, produced in France in 1927 and first shown in Copenhagen in 1928. (Photo credit: Wikipedia)

 

Su obra se ha publicado en catorce idiomas. En Brasil se adaptó su novela Santa María del Circo para teatro y cine, mientras que en México le prohibieron la entrada a los circos.

 

Antonin Artaud
Antonin Artaud (Photo credit: Wikipedia)

Antonin Artaud (Photo credit: Wikipedia)

 

El azar lo llevó a vivir en Varsovia, donde encontró una ciudad que irradia sus temas literarios esenciales: destrucción, decadencia y muerte; también el heroísmo trágico. Si ese azar lo pudiera llevar a otra época y lugar, a Toscana le habría gustado ser arquitecto en la Toscana del Renacimiento.

 

Varsóvia
Varsóvia (Photo credit: demiante)

 

Varsovia
Varsovia (Photo credit: demiante)

 

Related articles

 

 

LITERATURA

EL GOLEM Y ELOGIO DE LA SOMBRA,POEMAS DE JORGE LUIS BORGES

BORGES,JORGE LUIS

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges (Buenos Aires, 24 de agosto de 1899–Ginebra, 14 de junio de 1986) fue un escritor argentino, uno de los autores más destacados de laliteratura del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Su obra, fundamental en la literatura y en el pensamiento universales y que ha sido objeto de minuciosos análisis y de múltiples interpretaciones, trasciende cualquier clasificación y excluye todo tipo de dogmatismo.1

Es considerado uno de los eruditos más reconocidos del siglo XX. Ontologías fantásticas, genealogías sincrónicas, gramáticas utópicas, geografías novelescas, múltiples historias universales, bestiarios lógicos, silogismos ornitológicos, éticas narrativas, matemáticas imaginarias, thrillers teológicos, nostálgicas geometrías y recuerdos inventados son parte del inmenso paisaje que las obras de Borges ofrecen tanto a los estudiosos como al lector casual. Y sobre todas las cosas, la filosofía, concebida como perplejidad, el pensamiento como conjetura, y la poesía, la forma suprema de la racionalidad. Siendo un literato puro pero, paradójicamente, preferido por los semióticos, matemáticos, filólogos, filósofos y mitólogos, Borges ofrece —a través de la perfección de su lenguaje, de sus conocimientos, del universalismo de sus ideas, de la originalidad de sus ficciones y de la belleza de su poesía— una obra que hace honor a la lengua española y la mente universal.2

Ciego a los 55 años, personaje polémico, con posturas políticas que le impidieron ganar el Premio Nobel de Literatura3 4 al que fue candidato durante casi treinta años.

«Que un individuo quiera despertar en otro individuo recuerdos que no pertenecieron más que a un tercero, es una paradoja evidente. Ejecutar con despreocupación esa paradoja, es la inocente voluntad de toda biografía.» J.L.Borges5

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_Luis_Borges

Elogio de la sombra

La vejez (tal es el nombre que los otros le dan)
puede ser el tiempo de nuestra dicha.
El animal ha muerto o casi ha muerto.
Quedan el hombre y su alma.
Vivo entre formas luminosas y vagas
que no son aún la tiniebla.
Buenos Aires,
que antes se desgarraba en arrabales
hacia la llanura incesante,
ha vuelto a ser la Recoleta, el Retiro,
las borrosas calles del Once
y las precarias casas viejas
que aún llamamos el Sur.
Siempre en mi vida fueron demasiadas las cosas;
Demócrito de Abdera se arrancó los ojos para pensar;
el tiempo ha sido mi Demócrito.
Esta penumbra es lenta y no duele;
fluye por un manso declive
y se parece a la eternidad.
Mis amigos no tienen cara,
las mujeres son lo que fueron hace ya tantos años,
las esquinas pueden ser otras,
no hay letras en las páginas de los libros.
Todo esto debería atemorizarme,
pero es una dulzura, un regreso.
De las generaciones de los textos que hay en la tierra
sólo habré leído unos pocos,
los que sigo leyendo en la memoria,
leyendo y transformando.
Del Sur, del Este, del Oeste, del Norte,
convergen los caminos que me han traído
a mi secreto centro.
Esos caminos fueron ecos y pasos,
mujeres, hombres, agonías, resurrecciones,
días y noches,
entresueños y sueños,
cada ínfimo instante del ayer
y de los ayeres del mundo,
la firme espada del danés y la luna del persa,
los actos de los muertos,
el compartido amor, las palabras,
Emerson y la nieve y tantas cosas.
Ahora puedo olvidarlas. Llego a mi centro,
a mi álgebra y mi clave,
a mi espejo.
Pronto sabré quién soy.

El Golem

Si (como el griego afirma en el Cratilo)
el nombre es arquetipo de la cosa,
en las letras de rosa está la rosa
y todo el Nilo en la palabra Nilo.

Y, hecho de consonantes y vocales,
habrá un terrible Nombre, que la esencia
cifre de Dios y que la Omnipotencia
guarde en letras y sílabas cabales.

Adán y las estrellas lo supieron
en el Jardín. La herrumbre del pecado
(dicen los cabalistas) lo ha borrado
y las generaciones lo perdieron.

Los artificios y el candor del hombre
no tienen fin. Sabemos que hubo un día
en que el pueblo de Dios buscaba el Nombre
en las vigilias de la judería.

No a la manera de otras que una vaga
sombra insinúan en la vaga historia,
aún está verde y viva la memoria
de Judá León, que era rabino en Praga.

Sediento de saber lo que Dios sabe,
Judá León se dio a permutaciones
de letras y a complejas variaciones
y al fin pronunció el Nombre que es la Clave,

la Puerta, el Eco, el Huésped y el Palacio,
sobre un muñeco que con torpes manos
labró, para enseñarle los arcanos
de la Letras, del Tiempo y del Espacio.

El simulacro alzó los soñolientos
párpados y vio formas y colores
que no entendió, perdidos en rumores
y ensayó temerosos movimientos.

Gradualmente se vio (como nosotros)
aprisionado en esta red sonora
de Antes, Después, Ayer, Mientras, Ahora,
Derecha, Izquierda, Yo, Tú, Aquellos, Otros.

(El cabalista que ofició de numen
a la vasta criatura apodó Golem;
estas verdades las refiere Scholem
en un docto lugar de su volumen.)

El rabí le explicaba el universo:
Esto es mi pie; esto el tuyo; esto la soga
y logró, al cabo de años, que el perverso
barriera bien o mal la sinagoga.

Tal vez hubo un error en la grafía
o en la articulación del Sacro Nombre;
a pesar de tan alta hechicería,
no aprendió a hablar el aprendiz de hombre.

Sus ojos, menos de hombre que de perro
y harto menos de perro que de cosa,
seguían al rabí por la dudosa
penumbra de las piezas del encierro.

Algo anormal y tosco hubo en el Golem,
ya que a su paso el gato del rabino
se escondía. (Ese gato no está en Scholem
pero, a través del tiempo, lo adivino.)

Elevando a su Dios manos filiales,
las devociones de su Dios copiaba
o, estúpido y sonriente, se ahuecaba
en cóncavas zalemas orientales.

El rabí lo miraba con ternura
y con algún horror. ¿Cómo (se dijo)
pude engendrar este penoso hijo
y la inacción dejé, que es la cordura?

¿Por qué di en agregar a la infinita
serie un símbolo más? ¿Por qué a la vana
madeja que en lo eterno se devana,
di otra causa, otro efecto y otra cuita?

En la hora de la angustia y de luz vaga,
en su Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosas que sentía
Dios, al mirar a su rabino en Praga?

BIOGRAFÍA

Primeros años

Borges consideraba que había heredado dos tradiciones de sus antepasados: una militar y otra literaria. Su árbol genealógico lo entronca con ilustres familias argentinas de estirpe criolla y anglosajona, como también portuguesa. Desciende de varios militares que tomaron parte activa en la Independencia Argentina, como Francisco Narciso de Laprida, que presidió el Congreso de Tucumán y firmó el Acta de la IndependenciaFrancisco Borges Lafinur —su abuelo paterno— fue un coronel uruguayo; Edward Young Haslam —su bisabuelo paterno— fue un poeta romántico que editó uno de los primeros periódicos ingleses del Río de Plata, el Southern Cross;Manuel Isidoro Suárez —su bisabuelo materno— fue un coronel que luchó en las guerras de la Independencia; Juan Crisóstomo Lafinur—su tío abuelo paterno— fue un poeta argentino autor de composiciones románticas y patrióticas y profesor de Filosofía; Isidoro de Acevedo Laprida —su abuelo materno— fue un militar que luchó contra Juan Manuel de Rosas.6

http://zonaliteratura.com/index.php/2012/06/06/el-golem-y-elogio-de-la-sombra-poemas-de-jorge-luis-borges/

Su padre, Jorge Guillermo Borges, fue un abogado argentino, nacido en la provincia de Entre Ríos, que se dedicó a impartir clases depsicología. Era un ávido lector y tenía aspiraciones literarias que concretó en una novela, El caudillo, y algunos poemas; además tradujo a Omar Jayyam de la versión inglesa de Edward Fitzgerald.

Para 1970, Jorge Luis Borges recordaba con estas palabras a su padre: «Él me reveló el poder de la poesía: el hecho de que las palabras sean no sólo un medio de comunicación sino símbolos mágicos y música».7 Su madre, Leonor Acevedo Suárez, era uruguaya. Aprendió inglés de su marido y tradujo varias obras de esa lengua al español. La familia de su padre tenía orígenes españolesportugueses e ingleses; la de su madre, españoles y posiblemente portugueses. En su casa se hablaba tanto en español como en inglés.8

LITERATURA, POEMAS

CINCO POEMAS DE ANA ISTARÚ

 

 

Ana Istarú, seudónimo literario de Ana Soto Marín1 (San José3 de febrero de 1960) es una actriz y escritora costarricense, que cultiva la poesía y la dramaturgia.

Gracias a su padre Ana Istarú penetra en el mundo de las letras y su madre —la economista y política liberacionista Matilde Marín Chinchilla de Soto (San José, 29 de junio de 1931-29 de septiembre de 19862 ), dos veces diputada (1966 y 1982) a laAsamblea Legislativa de Costa Rica3 — le inculca la pasión por el teatro.

 

ANA ISTARÚ

A los quince años publica su primer poemario, Palabra nueva, y aunque con el segundo, Poemas para un día cualquiera, obtiene un premio de la Editorial Costa Rica, es con el cuarto que le llega la auténtica fama literaria: La estación de fiebre. El libro —aparecido en 1983, dos años después de haberse diplomado en Artes Dramáticas en laUniversidad de Costa Rica— obtuvo el premio organizado en 1982 por EDUCA y ha sido reeditado en España en 1991 (Visor) y 2011 (Torremozas). También fue publicado en Francia por La différence en edición bilingüe y con traducción de Gérard de Cortanze,4 5 que ha vertido al francés a Ernesto CardenalRoque DaltonJuan Gelman y Vicente Huidobro.6 Protagonista de este canto erótico —además de la autora, naturalmente— es el pintor y profesor francés César Maurel (París, 1952), radicado en Costa Rica desde 1981, con quien Istarú se casó a principios de esa década7 8 (él es también autor de un poemario: Zapping, Ediciones Perro Azul, 20059 ) y del que años más tarde se separaría.

 

EROTISMO VIVO

Los críticos destacan que su poesía está cargada de erotismo10 —lo que ha dado pie a la polémica entre los lectores—, al tiempo que tiene perspectiva de género, es decir, que es muy femenina. En ella Istarú expresa sin ningún temor los sentimientos más profundos de la mujer. “Transido de alta temperatura erótica sostenida de principio a fin, se expresa en un vocabulario personal y estricto logrando así, en tan difícil tema, un armonía de expresión emotiva con un gobierno infalible de la forma”, dijo el jurado del Premio Latinoamericano EDUCA a propósito del citado libro galardonado.11

FUENTE: http://es.wikipedia.org/wiki/Ana_Istar%C3%BA

 

Ábrete sexo

Ábrete sexo
como una flor que accede,
descorre las aldabas de tu ermita,
deja escapar
al nadador transido,
desiste, no retengas
sus frágiles cabriolas,
ábrete con arrojo,
como un balcón que emerge
y ostenta sobre el aire sus geranios.
Desenfunda,
oh poza de penumbra, tu misterio.
No detengas su viaje al navegante.
No importa que su adiós
te hiera como cierzo,
como rayo de hielo que en la pelvis
aloja sus astillas.
Ábrete sexo,
hazte cascada,
olvida tu tristeza.
Deja partir al niño
que vive en tu entresueño.
Abre gallardamente
tus cálidas compuertas
a este copo de mieles,
a este animal que tiembla
como un jirón de viento,
a este fruto rugoso
que va a hundirse en la luz con arrebato,
a buscar como un ciervo con los ojos cerrados
los pezones del aire, los dos senos del día.

Testimonio

Yo,
la que yació
sobre su lomo arqueada en buena lid,
la que bebió entre ahogos
los cálices del semen, pues visto está,
yo soy las fauces de la luz;

la que tornó en sarmiento y crecimiento constante
ese licor profano venido de varón;

la que forjó en umbrosos yacimientos carnales
un cordero de sueño, un pájaro aturdido,
un extracto del ángel donde brillan mis genes;

la que ha mirado
abrirse en abanico su entrepierna,
la que arrancándose del vientre rayos,
peleando con el león de su dolor, girando
como un viaje de centauros por su cuerpo,
he dado a luz;

yo,
quiero testificar:
estoy aquí frente a este ser que tiembla,
el que emana una esencia de gardenias calientes.

Beso sus pies calizos. Reverencio
el desgarrón del oro en su pañal.
En su saliva toco la leche del vacío,
lo que mueve a mis pechos a abrir sus surtidores.
Estoy bajo el embate de la dicha,
doblada por el talle.
Soy otro ser que tiembla, transparente.

Yo,
la del pelambre de loba,
la del anca cobriza y garra restallante,
soy su rehén.

Nadie pretenda quebrantar mi cautiverio.

Yo, la hembra fiera

Yo, la marsupial,
la roedora,
la que no tiene tregua,
la que ha juntado ramas,
la que escoge las hierbas con las zarpas heridas,
la que gasta los cobres de su lengua
para fraguar el nido
y está midiendo el viento,
y acapara el lado oculto
de todas las colmenas,
la que atina a mirar los trajes de la luna
y quiere desovar,

la que fue fecundada
con un polen antiguo
y está que la revienta
la gloria de la estirpe,
n la que tan sólo espero un signo de los astros
para tirarme
con un rugido ronco a dar a luz,

yo, la hembra fiera,
la traidora,
la taimada,
la que a la muerte ha echado
a perder
su cacería.

Alumbramiento

vino de mí
salió del fondo
el médico aplaudía
yo vine con el mar en la barriga
como un intenso parasol
un mapamundi

yo era la esfera que rodó en la madrugada
de corazón latí como un caballo
lo digo así

es que la crin
me perfumó

el vientre se movía
como suelen moverse los rebaños
venía con mi molusco mi amapola
mi potranco
con mi gorrión redondo

yo no podré faltar jamás me dije
a nuestra cita
así que estoy aquí
con esta fiesta
brincando por el talle

hice mi baile de rosas
mi aleteo
mugí como los barcos
el vientre daba vueltas

me esperaba
oculta en el carmín
donde el médico buscaba con su ceño

yo empujaba
el ventarrón del orbe en mi testuz
soplaba como un faro
Como los dioses marinos de los cuentos
una granada real a punto de volar

recuerdo que por suerte
César me retuvo del cabello
estaba emocionado
sin saber si tintinear o si envidiarme
de entero dedicado a mis pulmones
expirando inspirando y expirando
me miraba de adentro de sus ojos
como sólo una vez me mirará
en toda la vida de su vida
y a mi vientre que cambia de paisaje

y así
vino de mí
salió del fondo
nos bendijo de un golpe con su grito
se puso a beber sol como una fiera
de lana o amaranto

yo estaba enamorada y me reía
de loca de centella de rodillas
quería besar el sexo el vellocino
de César que lloraba
tomar a mi criatura
correr a derrocharla por las calles

qué llovizna de leche que cabalga
toda la luz del mundo en el pezón

Despedida

Te irás del sótano
salino de mi carne.
Ya no estaremos nunca tan cerca como ahora.
Yo seguiré cantando mi gravedad marina,
domeñando el rugido de tierra de tu parto
hasta llenar la estancia tan alba del vacío
con tu ser deslumbrante.
Ese cordel de sangre del centro de tu talle
lo cortarán.
Jamás serás de nuevo mi cometa secreto,
el capullo de rafia,
el cosmonauta asido a mi matriz.
Cortarán ese lazo de savia sin regreso
y llevarás por tanto mi nombre sobre el vientre
como un botón rosado,
allí donde mi amor
no pudo más e imprime
su cóncavo dedal de despedida.
Ya no estaremos juntos como juntos estamos,
atados como liquen. Vas a nacer. Por siempre
soy tu animal materno.
Donde quiera que vaya la hoguera de tus pasos
tenderé una señal,
un eslabón de viento,
un trazo que nos ate más allá de la tierra,
un dibujo invisible que nada lo lacere.
Un rayo interminable donde mi amor transite
y viaje de mis senos a tu boca candente.
Un rayo que yo pueda ponerme entre los labios
cuando su azul letargo me tienda al fin la muerte.

FUENTE: http://zonaliteratura.com/index.php/2012/07/02/cinco-poemas-de-ana-istaru/

LITERATURA

DOS POEMAS DE MANUEL A. ALONSO

Alonso Pacheco, Manuel A. (1822-1889) Médico y escritor puertorriqueño, nacido en San Juan de Puerto Rico en 1822 y fallecido en su ciudad natal en 1889. Considerado como una de las primeras figuras literarias del Romanticismo antillano, dejó estampada una obra (El jíbaro) que, por su condición de pionera en la literatura de su nación, ha sido comparada por algunos estudiosos puertorriqueños con el Poema de Mío Cid o el Martín Fierro (piedras sillares, respectivamente, de las Letras españolas y argentinas).

Desde muy temprana edad supo conciliar Manuel A. Alonso su innata vocación literaria con un acentuado interés científico que, en 1842, le llevó a cruzar el Atlántico para cursar, en la Universidad de Barcelona, estudios superiores de Medicina. Esta prolongada estancia en la metrópoli resultaría a la postre providencial no sólo para su formación médica, sino también para la forja de su espíritu humanístico. En efecto, el escritor de San Juan enseguida comparó la agitada vida política que había conocido en España con la situación colonial de Puerto Rico, y de este análisis extrajo la conclusión -presente a lo largo de toda su obra- de que en el territorio insular era imprescindible una reforma político-administrativa precursora de la emancipación respecto a la metrópoli. Al mismo tiempo, durante su estancia en Barcelona quedó imbuido de la poderosa corriente literaria costumbrista que entonces comenzaba a arraigar con fuerza en las Letras españolas, y supo asimilarla a la par que mantenía el contacto con las noticias culturales que le llegaban desde su lejana isla.

Entre estas novedades, sin duda la que más entusiasmó al grupo de jóvenes escritores puertorriqueños destacados en la Universidad de la Ciudad Condal fue la aparición, en su territorio natal, de un volumen colectivo titulado Aguinaldo puertorriqueño (1842), obra que, desde su salida de la imprenta, fue considerada como la primera manifestación generacional del Romanticismo en la isla. Bajo el estímulo de esta obra miscelánea surgió en Barcelona un volumen similar, tituladoÁlbum puertorriqueño (1843), con el que los estudiantes antillanos con inquietudes literarias (entre ellos, el propio Manuel A. Alonso) quisieron sumarse a la brecha abierta por los primeros románticos de su tierra.

Una vez licenciado en medicina y cirugía, el joven escritor regresó a Puerto Rico en 1849, no sin antes haber dado a la imprenta española (después de “muchas horas robadas al sueño“, según su propio testimonio) la primera versión de su obra magna, presentada entonces bajo el epígrafe de El Gíbaro. Cuadro de costumbres de la isla de Puerto Rico (Barcelona: Imprenta de Juan Olivares, 1849). Este libro fue saludado inmediatamente por críticos y lectores como la primera muestra del costumbrismo de la isla antillana, capaz de presentar numerosos rasgos autóctonos que, sin renegar de sus claras influencias españolas ni de ciertos aspectos compartidos con el costumbrismo de otras regiones hispanoamericanas, permitían ya hablar de una literatura puertorriqueña propiamente dicha.

A pesar de la fama de que gozó en su isla natal, Manuel A. Alonso volvió a afincarse en España durante otros dos largos períodos de tiempo (1858-62 y 1866-71), en los que ejerció con notable fama su profesión galénica. A partir de 1871 se asentó definitivamente en Puerto Rico, donde su constante presencia en los ambientes científicos, culturales y políticos le consagró como uno de los más destacados próceres de su tiempo. Entre los diversos cargos relevantes que desempeñó, figura el de director del Asilo de Beneficencia, puesto que no le distrajo de ese firme compromiso reformista en el que se había enrolado junto con otros brillantes escritores de su época, como Alejandro Tapia y Manuel Fernández Juncos.

JULIA CONSTANZA BURGOS GARCÍA

Convertido en uno de los más firmes adalides de este movimiento reformista (en buena parte, gracias a su cargo de director del rotativo El Agente, un periódico de carácter liberal que le sirvió para difundir su ideología política y parte de su creación literaria), supo también mantener vivas sus aficiones literarias, que le permitieron publicar, en 1883, la segunda parte de El Jíbaro (San Juan de Puerto Rico: Impresor José González Fonto, 1882-83).

MANUEL A. ALONSO

Rimas Tímida, la palabra de tus labios caía, y en mi pálida frente dolorosa y macabra, toda melancolía se regó, evanescente, blanda, como un arrullo… Oh tu voz adorable… ¡Voz única entre tantas! (Bajo el influjo suyo fue placer inefable mi dolor…) -Hoy no encantas este fúnebre yermo… (No sé dónde se riega -toda melancolía- tu voz…) -Y estoy enfermo porque tu voz no llega a bañar de alegría mi sufrir… en mi vida dolorosa y macabra, tal vez hubieran sido para curar la herida, tu voz y tu palabra que yo jamás olvido…! Balada del disparatorio báquico, impregnada de múltiples romanticismos Dícela “El Ebrio” Aquesto dixo “El Ebrio”, una vegada. Aquesto dixo con su voz cansada. Aquesto dixo por la madrugada. Yo dello non sé nada. Bebamos en las cráteras de oro que laboró el cincel benvenutino, champagne, bulbente y bullicioso vino . Bebamos en las ánforas de…

MAYRA SANTOS

Boceto

Color moreno, frente despejada,
mirar lánguido, altivo y penetrante,
la barba negra, pálido el semblante,
rostro enjuto, nariz proporcionada.

Mediana talla, marcha compasada;
el alma de ilusiones anhelante,
agudo ingenio, libre y arrogante,
pensar inquieto, mente acalorada…

Humano, afable, justo, dadivoso,
en empresa de amor siempre variable,
tras la gloria y el placer siempre afanoso…

Y en amor a su patria insuperable:
éste es, a no dudarlo, fiel diseño
para copiar, un buen puertorriqueño…

El salvaje

Debajo de una palmera,
en una tarde serena,
se mira sobre la arena
un salvaje reposar.
Junto a sí tiene las flechas
que mil blancos han herido,
y, como él mismo, han sufrido
de cruda guerra el azar.

Su rojo cuerpo desnudo
muestra toda su pujanza,
y en su pecho alguna lanza
atrevida penetro.
Fija la vista en los montes
canta de pesar exento,
sin recordar ni un momento
las riquezas que perdió.

Que venga aquí el europeo
codicioso,
y si acercarse le veo
morirá al punto a mis manos.
Que para sufrir tiranos
en su patria no nací.

Y la muerte
que le diera
prefiriera
con placer,
a la vida
regalada
y pasada
como él.

Que es mi dicha vivir libre
sin cadenas que me opriman,
con su peso solo giman
los esclavos y no yo.

Cuando de noche o de día
yo despierto,
y siento en la selva umbría
de los tigres el aullido,
o de la sierpe el silbido,
mi gozo no tiene igual.

En los valles
y florestas
son mis fiestas
pelear,
con las fieras
más temidas
y sus vidas
acabar.

Que es mi dicha vivir libre
sin cadenas que me opriman,
con su peso solo giman
los esclavos y no yo.
Me han quitado la llanura.
no me importa.
Para probar mi bravura
los montes bastan y sobran
si los indios no recobran
lo que el blanco les robó.

Yo no siento
desconsuelo.
En el suelo
duermo bien.
Y si velo,
mi querida
es mi vida,
mi sostén.

Que es mi dicha vivir libre
sin cadenas que me opriman,
con su peso solo giman
los esclavos y no yo.

http://zonaliteratura.com/index.php/2012/08/19/dos-poemas-de-manuel-a-alonso-y-pacheco/