GUERRA BRITÁNICA

ADLERTAG “EL DÍA DEL ÁGUILA”

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

ADLERTAG “EL DÍA DEL ÁGUILA”

El día 3 de agosto, las dos fuerzas en presencia ya han establecido sus objetivos de forma concreta; la ventaja numérica se sitúa del lado de Alemania, que ha pasado de contar con 587 aparatos de caza el día 30 de junio a disponer de 708. El número de pilotos germanos se ha incrementado durante el mismo tiempo desde 1.253 a un total de 1.434. Sin embargo, la escasa actividad de los bombarderos que se manifiesta durante los siguientes días ha producido un descenso en la tensión reinante entre la población británica, a pesar de que la radio de Berlín anuncia una inminente ofensiva.

En la mañana del día 8, un convoy británico es atacado en aguas del Canal por una escuadrilla alemana, siendo respondida a su vez por la aviación procedente de la isla. Llegada la noche, pueden contabilizarse los efectos del enfrentamiento: 4 barcos hundidos, y 19 aviones ingleses y 31 alemanes derribados. Este había sido el combate más duro hasta el momento, y serviría como inmediato prólogo a la ofensiva conocía como “Día del Aguila”.

Esta operación (Adlertag, en lengua alemana) estaba dirigida a doblegar de forma definitiva la tenaz resistencia inglesa. En ella habían sido puestas muchas esperanzas por parte del mariscal Göring y los demás altos jefes de la Luftwaffe, que imaginaban poder terminar rápidamente con el problema planteado por medio de una acción de gran envergadura.

De la importancia de la misión habla por sí misma la cifra de aparatos empleados, que suponía un 75% del total de los efectivos dispuestos desde Cherburgo hasta Noruega. Hasta aquel momento, la aviación alemana no había empleado en sus ataques más que un 10% de sus efectivos. Ahora, contaba con este espacio con un total de 3.358 aviones, de los cuales 2.250 se hallan en perfecto estado y dispuestos para su utilización. La superioridad alemana en cuanto al número de aparatos no había impedido sin embargo que, hasta aquel momento, la cifra de bajas británicas hubiera sido solamente de 96 frente a las 277 sufridas por su adversario. Esta desventaja no disminuía de hecho la amenaza que se cernía sobre Inglaterra aquel día 10 de agosto, fecha elegida para lanzar el ataque. Sin embargo, las condiciones climatológicas aconsejarían aquel día un aplazamiento del ataque.

A lo largo de la siguiente jornada, los aviones alemanes lanzaron repetidos ataques sobre la zona de Doda en la ocupada isla británica de Guernesey. A lo largo de esa jornada, en la que los daños materiales sufridos por el territorio bombardeado son especialmente graves, se batirá el récord de salidas por ambas partes. Así, mientras la RAF efectúa un total de 758, la Luftwaffe realiza 440. Poblaciones y convoyes marítimos sufren las consecuencias de esta acción. Por vez primera, las instalaciones de radar situadas en la costa son objeto de los ataques alemanes, ya que se ha comprendido la importancia que tiene en la lucha iniciada. Los resultados del enfrentamiento son conocidos esa misma noche, y aportan cifras que sitúan en 22 los aviones perdidos por la RAF frente a los 32 de la Luftwaffe. En este punto, la batalla de Inglaterra adquiere rasgos de gran dureza, y ya nadie es capaz de imaginar una marcha atrás en el camino emprendido. Sin embargo, la población inglesa todavía no conoce de forma clara los efectos de la batalla emprendida.

En la misma mañana del día 13 de agosto, elegido definitivamente para la realización del plan, los partes meteorológicos referentes al sur de Inglaterra muestran la presencia de acumulaciones de nubes y nieblas. Con todo, Göring decide que la fecha del ataque no debe ser aplazada más y lo fija para las 14:00 horas, a pesar de que el tiempo lluvioso no ayuda en absoluto a una óptima realización del mismo.

Dado que en la víspera han sido destruidas importantes estaciones de radar, los alemanes confían en poder penetrar impunemente en el cielo británico, encabezados por los Messerschmitt 110procedentes de la base de Caen. Los ingleses, sin embargo, han puesto en funcionamiento otras instalaciones y este ariete es detectado de forma inmediata. Este primer enfrentamiento costará a los atacantes un total de 5 aparatos derribados, además de ver acribillados por las balas de ametralladora a gran número de los que han podido regresar.

El balance final del “Día del Aguila” se establece, llegada la noche, de la siguiente forma: 3.480 incursiones, los alemanes han perdido 40 aparatos, mientras que los ingleses han visto derribar a 13 de sus aviones a lo largo de sus 700 salidas. La Luftwaffe, a pesar de todo, ha inflingido fuertes daños sobre varios aeródromos y centros de población de tamaño reducido.

Aquella noche, aviones alemanes lanzan sobre las regiones del centro de Inglaterra y sur de Escocia materiales que pretenden hacer pensar en un desembarco de paracaidistas sobre las mismas. A la misma hora, una autotitulada “nueva estación británica de radiodifusión” situada en Berlín lanza una serie de fuertes amenazas dirigidas contra la población de la isla, asegurando este desembarco de soldados provistos de armas de fulminante efectividad.

El día siguiente, 14 de agosto, la Luftwaffe presenta evidentes signos de agotamiento debido al esfuerzo realizado durante las 48 horas precedentes. Debido a ello, realiza solamente un total de 489 salidas, atacando aeródromos y poblaciones de la costa. Mientras la zona del Canal sigue cubierta por las nubes, los comandantes de los cuarteles generales alemanes, Kesselring y Sperrle, son convocados por el mariscal del Reich. A pesar de los informes que recibe del general Halder, Göring sabe que el “Día del Aguila” no ha obtenido siquiera mínimamente los resultados perseguidos mediante su puesta en práctica. El mal tiempo reinante se había unido a las deficiencias sufridas por la realización de la operación. Por tanto, decide la continuación de los ataques, centrándose ahora sobre dos objetivos bien definidos en exclusiva: las fuerzas aéreas enemigas y las factorías aeronáuticas situadas en suelo inglés. Al mismo tiempo, decide suspender todo ataque sobre las instalaciones de radar, dado que ninguna de las afectadas había sido puesta fuera de servicio a pesar de los desperfectos sufridos.

El jueves, día 15 de agosto, la totalidad de las bases situadas sobre las costas de la Europa ocupada se encuentran en estado de alerta. Incluso las localizadas en Noruega van a entrar en funcionamiento por vez primera. Las fuentes informativas de la Luftwaffe han asegurado que Gran Bretaña cuenta solamente con un total de 300 cazas, aunque en realidad el número de estos aviones de que dispone el país es de prácticamente el doble. El territorio de la isla ha quedado dividido en tres zonas, dependientes del Mando de la Aviación de Caza. Todas ellas van a recibir en esta ocasión, en grado diferente, los efectos del ataque nazi, que en este caso pretendía hacerse presente sobre la totalidad del espacio británico.

La primera oleada de aviones produce un enfrentamiento a las 10:00 de la mañana, del que resultan derribados 3 aparatos británicos y 2 alemanes. En esta jornada, junto a los duros ataques realizados en el aire, varias ciudades e instalaciones industriales, y sobre todo el aeropuerto londinense de Croydon, sufren importantes destrozos. Alrededor de 80 personas resultan ese día muertas o heridas por las bombas.

Durante la noche, los bombarderos alemanes actúan eficazmente sobre Birmingham, Southampton, Bristol y otras poblaciones. En conjunto, durante el día 15 la Luftwaffe ha realizado un total de 1.786 salidas, frente a las 964 de la RAF. Dentro de este balance, debe citarse el desastre sufrido por la 5ª Flota Aérea alemana situada en Noruega, que pierde la octava parte de sus bombarderos y un quinto de sus efectivos de caza. Los aviadores alemanes llamarán a este díaschwarze Donnerstag, es decir, “jueves sombrío”.

En Inglaterra se respira un ambiente de victoria, a pesar de que durante el día 16 los alemanes realizan varias incursiones sobre los condados de Kent, Hampshire y Surrey. Estaciones de radar, aeródromos e instalaciones industriales, además de viviendas de poblaciones civiles, son destruidas en gran cantidad. La noche siguiente observará asimismo los efectos del ataque en multitud de puntos de la costa sur de la isla.

El 17, cuando ya han amainado los bombardeos de forma manifiesta, el ministro de Información anuncia a través de la BBC la definitiva derrota de la Luftwaffe. Sin embargo, al día siguiente varios oleadas de Dornier se lanzan sobre Inglaterra con ánimo de proceder ante todo a la destrucción de sus sistemas de radar. Esta rápida e inesperada incursión consigue dañar algunas instalaciones, pero muy pronto los atacantes deben volver a sus bases francesas, regresando en esta caso tan sólo 5 aparatos. Más adelante, los alemanes volverán a la carga, pero se enfrentarán con una decidida RAF, ahora estimulada por el triunfo obtenido horas antes. En ese día 18, el balance es el siguiente: las fuerzas británicas han perdido 7 aviones, mientras que la Luftwaffe ha visto derribar a un total de 71 de sus aparatos. Una desproporción que no se había visto hasta entonces a lo largo de la guerra.

Considerando que se había llegado al punto final de este episodio de la lucha, el Ministerio del Aire británico estableció un recuento de las pérdidas sufridas entre los días que mediaron entre el 8 y el 18 de agosto. Durante este lapso de tiempo, habían muerto o desaparecido 94 pilotos; de forma paralela, 240 aparatos habían sido irremisiblemente dañados en el aire y otros 30 sobre sus propios campos de aterrizaje. A partir de entonces, el mando de la RAF impondrá la consigna general que trata de conseguir una economía de pilotos, imprescindibles para proseguir la lucha. De hecho, el destino de decenas de millones de personas se encontraba en manos de un reducido número de hombres. Winston Churchill formuló su agradecimiento de forma bien expresiva: “La gratitud de todos los hogares, en nuestra isla, en nuestro Imperio, y hasta en el mundo –con excepción de los culpables-, va a los pilotos británicos que, intrépidos por la desproporción de las fuerzas en acción e infatigables en sus incesantes combates en lo peor del peligro, están en vías de ganar la guerra a cuenta de proezas y de abnegación. Jamás, en la historia de los conflictos humanos, una deuda tan grande ha sido contraída por tan gran número de hombres hacia tan pocos“.

Lo que por parte de los agresores se había pretendido que constituyese un rápido y definitivo triunfo habría de volverse en su contra de la forma más absoluta. Las instalaciones de radar, fundamentales para la supervivencia de Inglaterra, se mantenían prácticamente intactas. Y, algo mucho más importante, se elevó la moral de la población, y no disminuyó ya durante los próximos años de la guerra.

FUENTE:  http://sgm.casposidad.com/

Anuncios
Segunda Guerra Mundial

Pearl Harbor y la Expansión de Japón,para julio 1942

PEARL HARBOR A TRAVÉS DE LOS OJOS DE UN FOTÓGRAFO DE LIFE BOB LANDRY

FUENTE: http://www.britannica.com

PEARL HARBOR Y LA EXPANSIÓN DE JAPÓN,PARA JULIO 1942

De acuerdo con el plan de Yamamoto, el portaaviones fuerza de choque al mando del almirante Nagumo Chuichi navegó hacia el este sin ser detectado por cualquier reconocimiento de EE.UU. hasta que había llegado a un punto 275 kilómetros al norte de Hawai. A partir de ahí, el Domingo, 07 de diciembre 1941, un total de alrededor de 360 aviones, compuesta por los bombarderos en picado y torpederos, y unos pocos combatientes, se puso en marcha en dos oleadas en la madrugada en el gigante de EE.UU. la base naval de Pearl Harbor. La base en ese momento era servicial Estados Unidos 70 naves de combate , auxiliares de 24 y unos 300 aviones. Los norteamericanos fueron tomados totalmente por sorpresa, y los ocho barcos de guerra en el puerto se vieron afectados (aunque seis fueron reparados con el tiempo y regresó al servicio), tres cruceros, tres destructores y un minador, y otras embarcaciones resultaron dañadas, más de 180 aviones fueron destruidos y otros daños (la mayoría mientras estaban estacionados en los aeropuertos), y más de 2.330 soldados fueron muertos y heridos más de 1.140. Pérdidas japonesas fueron relativamente pequeñas. El ataque japonés fracasó en un aspecto crucial, sin embargo, tres de la Flota del Pacífico de los portaaviones estaban en el mar en el momento del ataque y se salvó, y éstos se convertirían en el núcleo de defensa de los Estados Unidos incipiente naval en el Pacífico. Instalaciones de Pearl Harbor en tierra e instalaciones de almacenamiento de petróleo, también sufrió daños. El ataque a Pearl Harbor , sin previo aviso de antemano por los japoneses como lo fue, unificó la opinión pública estadounidense y barrió con cualquier tipo de apoyo para el resto de neutralidad de Estados Unidos en la guerra. El 8 de diciembre el Congreso de EE.UU. declaró la guerra a Japón con el voto en contra sólo uno.

En el día del ataque, 08 de diciembre por la hora local, Formosa, a base de bombarderos japoneses atacaron campos de aviación de Clark y de la IBA en laFilipinas , destruyendo más del 50 por ciento de los aviones del Lejano Oriente del Ejército de EE.UU., y, dos días más tarde, nuevas redadas no se destruye sólo más combatientes estadounidenses, sino también Yard Naval de Cavite, también en las Filipinas. Parte de la flota de EE.UU. asiático, sin embargo, ya se había ido al sur en noviembre, y las naves de la supervivencia más importantes y bombarderos, que son vulnerables por la falta de protección de caza, fueron retirados en los próximos quince días a la seguridad en las bases de Java y Australia.

Las fuerzas japonesas comenzaron a desembarcar en la isla de Luzón en las Filipinas el 10 de diciembre. El asalto principal, que consiste en la mayor parte de una división, se realizó en el Golfo de Lingayen , a 100 kilómetros al norte-noroeste de Manila , el 22 de diciembre, y un amplio rellano segunda tuvo lugar al sur de Manila dos días después. La propia Manila cayó sin oposición a los japoneses el 2 de enero de 1942, pero en ese momento los estadounidenses y filipinos fuerzas del general Douglas MacArthur, estaban listos para celebrar la Península de Bataan (al otro lado de la bahía de Manila) y la isla de Corregidor (en la bahía). El ataque japonés a Bataan fue detenida inicialmente, pero se reforzó en los siguientes ocho semanas. MacArthur ordenó a Australia el 11 de marzo, dejando a la defensa de Bataan para el teniente general Jonathan M. Wainwright . Este último y sus hombres se rindieron el 09 de abril; Corregidor cayó en la noche de mayo de 5-6; y el sur de Filipinas rindió tres días después.

Bombarderos japoneses ya habían destruido la fuerza aérea británica en Hong Kong el 8 de diciembre de 1941, y los defensores de los británicos y canadienses entregaron a el ataque terrestre de lapenínsula de Kowloon (la tierra firme más próxima) el 25 de diciembre. Para asegurar su flanco mientras empuja hacia el sur en Malasia, los japoneses ocuparon también de Bangkok el 9 de diciembre y el punto más meridional de Victoria en Birmania el 16 de diciembre. Los desembarcos japoneses en Malasia, de 08 de diciembre en adelante, acompañados como estaban por los ataques aéreos, abrumados las pequeñas fuerzas de Australia y la India, y el acorazado británico Prince of Wales y el crucero de batalla Repulse , navegando desde Singapur para cortar las comunicaciones japonesas, se hundió por la aviación japonesa el 10 de diciembre. A finales de enero de 1942, dos divisiones japonesas, con apoyo aéreo y blindado, había ocupado toda Malasia, excepto la isla de Singapur . En Birmania, por su parte, otras tropas japonesas habían tomado Moulmein y se acercaban a Rangún y Mandalay.

En el perímetro oriental de la zona de guerra, los japoneses habían bombardeado la isla de Wake el 8 de diciembre, trató de capturar el 11 de diciembre, y ha logrado un aterrizaje el 23 de diciembre, de forma rápida someter a la guarnición. Guam ya había caído el 10 de diciembre. Después de haber ocupado también Makin y Tarawa en las islas Gilbert, en los primeros días de la guerra, los japoneses atacaron con éxito Rabaul, la base estratégica de Nueva Inglaterra (ahora parte de Papúa-Nueva Guinea ), el 23 de enero de 1942.

Una unificado estadounidense-británico-holandés-australiano de comandos, ABDACOM , en virtud de Wavell, responsable de la explotación Malasia, Sumatra, Java, y los enfoques de Australia, entró en vigor el 15 de enero de 1942; pero los japoneses ya habían comenzado su avance en el rica en petróleo, las Indias Orientales Holandesas. Ocuparon Kuching (17 de diciembre), Bahía de Brunei (6 de enero), y Jesselton (11 de enero), en la costa norte de Borneo, así como la isla de Tarakan (frente al nordeste de Borneo) y los puntos de Célebes. Balikpapan (en el este de Borneo costa) y Kendari (en Célebes sureste) cayó a los japoneses el 24 de enero de 1942, Amboina el 4 de febrero Makasar la ciudad (en el sudoeste de Célebes) el 8 de febrero, y Bandjarmasin (en el sur de Borneo) en febrero 16.Bali fue invadida el 18 de febrero y el 24 de febrero los japoneses también estaban en posesión de Timor.