WAFFEN SS

WAFFEN SS

INTRODUCCIÓN

De todas las organizaciones y fuerzas militares alemanas, las SS (Schutzstaffel) son sin duda las más difamadas y también las menos comprendidas entre los historiadores. No eran las SS un cuerpo vestido de negro que marchaba al paso de ganso como se les suele mostrar en las películas y en algunos trabajos de historia. En realidad las SS eran una compleja organización político-militar que estaba constituida por tres ramas bien definidas, todas relacionadas pero con funciones únicas.

La Allgemeine SS (SS Generales) Era el cuerpo principal de la organización que tenía un rol administrativo y político.

La SS-Totenkopfverbände (Organización SS de las Calaveras).

La Waffen SS (SS Armadas) Fue creada más tarde para complemetar las necesidades militares del Tercer Reich.

Las Waffen SS, los hombres de los que dependía todo el juego, y a lo largo de la guerra, la fuerza con la que había que contar; la infantería mecanizada de las Waffen así como sus Divisiones Panzers, crearon el mito del ejército “perfecto”.

WAFFEN SS

INTRODUCCIÓN

Las Waffen SS fue una organización de elite, dentro del gobierno Hitleriano, por lo tanto tenían equipamientos superiores al Heer (Ejército) o a algunos de los aliados, no es menos cierto que se comportaban con una brutalidad indescriptible. Tenían fuertes tendencias ideológicas, como ejemplo,“Panzer” Meyer, que combatió en la Leibstandarte y en la Hitler Jurgend se veía a sí mismo como un nuevo Sigfrido en un campo de batalla Wagneriano y que dicha visión permeabilizaba a sus subordinados.

El elitismo de las Waffen SS procede de la firme creencia en que eran biológica y políticamente superiores, algo en lo que les habían adoctrinado en escuelas no sólo militares (de las cuatro escuelas SS, sólo una era militar, dedicándose las otras de manera exclusiva a la formación política, mística y espiritual).

Aunque aborrecibles en su motivación, las Waffen SS me parecen un admirable ejemplo de en lo que se convierte una tropa convencida de su superioridad moral. Nadie puede dudar de su arrojo, valor, capacidad combativa y desprecio por el peligro, y el hecho de que en todas las batallas importantes del frente oriental, así como también en el Oeste desde la invasión de Normandía, el resultado hubiera sido muy distinto si no hubieran participado dos o más unidades de la Waffen SS.

Juramento de las SS: “Yo te juro, Adolf Hitler, Führer y Canciller del Reich, fidelidad y valor. Prometo obediencia hasta la muerte a ti y a los superiores por ti designados. Que Dios me ayude”.

EMBLEMAS DE LAS WAFFEN SS

LA HISTORIA DE LAS WAFFEN SS

    Desde los principios de la constitución del Partido Nazi NSDAP, antes de tomarse el poder, en sus años de formación, la elite del Partido conformo unidades especiales cuyo único propósito es la guarda y protección de sus líderes.

La primera de ellas se constituyo cuando los hombres de la Compañía 19 de Morteros, bajo el mando de Ernst Röhm, actúa como un cuerpo de guardia en las primeras reuniones de Adolf Hitler y otros miembros del Partido. Este primer grupo de hombres se constituyo como las SA, las cuales pronto empezaron a crecer.

Desde sus inicios Adolf Hitler las vio más como un problema, que como una herramienta útil. A medida que fueron creciendo Hitler ordeno la formación de una unidad especial de seguidores leales destinada a proteger a los líderes de la NSDAP. Esta unidad fue constituida bajo el mando de Julius Schreck y Joseph Berchtold. Sin embargo a pesar de estar separada en sus funciones, seguía bajo el control de las SA. Para esta época se determino utilizar como insignia de esta unidad la Calavera o Totenkopf, sobre la gorra de los hombres, además de otra serie de elementos exclusivos de esta organización.

Las SA continuaron existiendo bajo el nombre de Frontbahn , liderada por Ernst Röhm. Las SA empezaron a crecer sustancialmente,  desde 2000 en Noviembre de 1923 a 30000 en muy corto tiempo. Cuando Hitler fue liberado de la cárcel, se estableció una batalla por el manejo de las SA entre Röhm y el;  esto al final condujo al asesinato de Röhm, ordenado por Hitler posterior a la celebre Noche de los Cuchillos Largos, noche además durante la cual se inicio el asesinato de todas aquellas personas que pudieran representar algún día un problema para el futuro Führer; el 1 de julio de 1934, los hombres de las SS encabezados por Theodor Eicke, entran en la celda de Röhm en Munich y le disparan a quemarropa; dos días más tarde, el gabinete de Hitler paso una ley de un solo párrafo: ” Se considera legalmente que las medidas tomadas el 30 de junio y el 1 y 2 de julio para suprimir las actividades traidoras fueron tomadas en defensa del estado en un momento de emergencia “.    El 9 de Noviembre de 1923 esta unidad , además de las SA y otras de la NSDAP tomo parte en el fracasado Putsch de Munich contra la República de Weimar. Al fracasar el Putsch, Hitler fue arrestado con otros miembros del partido y la unidad oficialmente disuelta,  así como las SA.

Pronto Hitler ordeno la reorganización de su fuerza de adictos, por fuera del control de las SA, denominándolo para esa época como fuerza de choque o Schutzstaffel. Con la formación de esta fuerza conocidas posteriormente como las SS, vinieron a coexistir dentro de la NSDAP dos organizaciones políticas paramilitares.

Después de la formación de las SS en 1925, estas pronto adquirieron una dinámica propia de crecimiento, derivándose de ella la creación de la más tarde conocida como unidades Leibstandarte de las SS. En 1933, ocho años después de la creación de las SS, ellas contaban con 50.000 miembros, es en la primavera de 1933 cuando se decide la creación de unidades de elite alrededor de las SS.

Esta elite de la elite, se convierte en un cuerpo especial de guardaespaldas, conformando una unidad como Guardia de Korps de Hitler;  la cual solo respondía a su mando.

Para aumentar la guardia personal de Hitler se envío a Berlín un selecto contingente de 120 hombres bajo el mando de un oficial de las SS bávaras, Josef Sepp Dietrich, quien más tarde seria comandante de la División Panzer Leibstandarte Adolf Hitler. A partir de entonces, cualquiera que visitara al Führer tenia que pasar primero por el inflexible escrutinio de al menos tres miembros de esta Leibstandarte o guardaespaldas.

En 1933 se crean además dos nuevos Comandos Especiales (Sonderkommando)  el de Zossen y el de Juterbog, estos dos funcionan como unidades de entrenamiento del localizado en Berlín.
Un gran oficial de reclutamiento, Gottlob Berger, que tuvo que emplear la imaginación y los recursos inimaginables para lograr reclutar las fuerzas que se sacaron para completar las unidades de Waffen SS, que no tenían disposición de cupos de reclutamiento ordinario, como otros servicios de las fuerzas armadas, hizo que se echara mano a lo que había disponible: voluntarios extranjeros, arios primeros, nórdicos después, y al final pasando de todo, policías y personal de otra rama de la SS como la Totenkopfverbände, que entre otras tareas de seguridad interna (perseguir a los enemigos del Reich), tenían la de vigilancia de los campos de concentración de prisioneros políticos y los de exterminio, hasta con criminales convictos, con los que se formo las Brigadas, más tarde Divisiones,Dirlewanger y Kaminski.    En Septiembre de 1934 Hitler crea el ala militar del partido aprobando la formación de las SS Verfügungstruppe o SS-VT (tropas de servicios especiales), bajo sus ordenes directas. Pronto Himmler se decide a crear dos nuevos regimientos de las SS, el Germanía y Deutschland, que junto con la ya creada Leibstandarte Adolf Hitler, constituyeron la semilla de las futuras Waffen SS. Se elige para comandar esta fuerza a Paul Hausser como general de brigada, quien introdujo las innovaciones en entrenamiento y equipo, fue el impulsor del uniforme mimetizado, y supo inculcar a sus hombres muchas de las teorías nazis sobre la supremacía de los hombres arios y los subhumanos.

En Agosto de 1938 Hitler autoriza la motorización de sus preciadas SS. Con el fin de convertirla en una unidad de combate activo, el Führer las hace participar en la ocupación de Austria y en la de los Sudetes.    Como la SS era una organización muy compleja, con distintas ramas, que abarcaban desde reservistas en el Reich a tiempo parcial, en tareas se seguridad o gendarmería, hasta unidades de policía (tanto la de seguridad como la de orden público), ya que a partir de principios de 1944 se ordenó que todas las unidades de la Shutzpolizei debían vestir el uniforme de combate de la SS o llevar en su uniforme, en el bolsillo izquierdo, un escudo con las dos runas.

En Octubre de 1939 se autoriza la creación de las Divisiones de las SS,  sujetas la Ejército a fin de evitar los recelos de los generales de la Wehrmacht;  con los regimientos Deutschland, Germanía y Der Führer se crea la División SS Verfugugs. El Leibstandarte Adolf Hitler será reforzado y más tarde elevado al rango de división. Himmler da a sus unidades militares el titulo de Waffen SS, (Waffe en alemán es arma). En Marzo de 1940 Hitler autoriza la formación de cuatro nuevos batallones de artillería motorizada para unirlos a las Waffen SS y el Leibstandarte Adolf Hitler. En Mayo de 1940 encontramos las primera unidades de las Waffen SS encuadradas dentro de los ejércitos desplegados para invadir a Francia. Desde su constitución en 1940, hasta 1945, contó con 910.000 hombres con una formación militar de elite.

Las Waffen SS acarrearon gran parte de la mala fama de la organización madre, lo que no quita a que hubiera verdaderos comportamientos criminales entre sus miembros, desde el oficial que mandó fusilar prisioneros británicos en Merville (División Totenkopf) y Wormhoudt (División Liebstandarte) en 1940, la masacre de civiles franceses en Oradour-Sur-Glane (División Das Reich), y el fusilamiento de prisioneros norteamericanos en Malmedy (División Leibstandarte),estas últimas en 1944, hizo que al acabar la guerra acarreasen la infamia de “carniceros” y asesinos. Dentro del aspecto puramente militar, es criticable el desprecio fanático a la vida en el cumplimiento de la misión, lo que hizo que la proporción de bajas entre las unidades Waffen SS de primera línea fuese escandaloso en comparación con otras unidades del Heer (Ejército), pues eran bajas que con una planificación más metódica se podían haber evitado, pues una de los obligaciones del soldado es preservar su vida para seguir combatiendo al día siguiente: la carga del 9º Batallón de Reconocimiento Blindado de la División Honnestauffen en el puente de Arnhen es uno de los ejemplos más típicos, pues supuso la destrucción de la unidad.

FUENTE: http://sgm.casposidad.com/

Algunas veces se cree que las Waffen SS son una cuarta rama de las Fuerzas Armadas Alemanas, Heer (Ejército), Luftwaffe (Fuerza Aérea), Kriegsmarine (Marina de Guerra) porque en el campo de batalla, estaba al mando directo del OKW (Comando de las Fuerzas Armadas), pero esta creencia no es del todo correcta, porque el control estratégico lo mantenía la propia Waffen SS.
Anuncios
Ana Frank

Algún día en alguna parte

Algún día en alguna parte

80° aniversario del nacimiento de Ana Frank.

Posted in Memorias by Alguien on 12 junio 2009

Ana Frank, la adolescente judía cuyo nombre se inmortalizó por el diario que escribió mientras se escondía con su familia de los nazis, habría cumplido 80 años este mes si hubiera sobrevivido a la Segunda Guerra Mundial. Para marcar la fecha, el sitio de internet “El Museo de Ana Frank” divulgó una imagen de cómo se vería este año en el día de su cumpleaños, el 12 de junio. Los pensamientos de esta joven judía sacudieron al mundo. Cuando la libreta a cuadros roja y blanca se publicó, ella ya estaba muerta. Murió a los 15 años de forma dolorosa, por tifus, en marzo de 1945 en el campo de concentración de Bergen-Belsen, pocas semanas antes de que fuera liberado por los Aliados. Hoy se celebra el nacimiento de la autora que firmó el diario más leído del pasado siglo y que contaba la historia de una niña judía víctima del nazismo

Hoy podrían encenderse las velas sobre una tarta en un desván. No en vano, 80 años es una cifra especialmente redonda, y propicia para observar toda una vida con la perspectiva necesaria. Sí, este 12 de junio de 2009 podemos mirar el 12 de junio de 1929 y atisbar la vida de una alemana, de nombre Annelies Marie, pero esa historia individual que podría haber llegado hasta este momento se interrumpió bruscamente en 1945. De no haber sido así, Annemarie podría haberse jactado de ser una de las escritoras más leídas de su siglo y del nuestro. Porque aquella remota muchacha no es otra que Ana Frank.

Antes del encierro. De su vida previa al momento en que comenzó a contárnosla, poco sabemos, a lo más un puñado de datos muy simples: que nació en Francfort siendo la segunda hija del matrimonio formado por el empresario Otto Frank y el ama de casa Edith Hollander, ambos judíos. Otto incluso había obtenido la Cruz de Hierro por sus servicios durante la Primera Guerra Mundial. Por lo tanto, un buen alemán. Del matrimonio, celebrado en 1925, nacerá antes de Ana la primogénita, Margot, en 1926. Como cuenta Ana en una de las primeras anotaciones de su diario,

«Como somos judíos ‘de pura cepa’ mi padre se vino a Holanda en 1933, donde fue nombrado director de Opekta, una compañía holandesa de preparación de mermeladas. Mi madre, Edith Holländer, también vino a Holanda en septiembre, y Margot y yo fuimos a Aquisgrán, donde vivía mi abuela. Margot vino a Holanda en diciembre y yo en febrero, cuando me pusieron encima de la mesa como regalo de cumpleaños para Margot».

Siendo esta emigración clave en la vida de la familia Frank, el momento crucial llegará en julio de 1942: el domingo 5 se recibió en el domicilio de la familia en Amsterdam una citación que creen destinada a Otto Frank, pero que es para que la hija mayor, Margot, compareciera ante la SS:

«Me asusté muchísimo. ¡Una citación! Todo el mundo sabe lo que significa. En mi mente se me aparecieron campos de concentración y celdas solitarias. ¿Acaso íbamos a permitir que a papá se lo llevaran a semejantes lugares?».

Ante el riesgo de la disgregación de la familia arduamente reunida, se toma la decisión de esconderse todos juntos en unas dependencias adosadas al edificio en el que Opekta tenía sus oficinas y almacenes, en el número 263 de la Prinsengracht. Es lo que Ana llama “La casa de atrás” y que tiene una superficie habitable de 46 metros cuadrados.

Ese espacio ha estado siendo acondicionado en secreto por Otto Frank desde un año antes, preparándolo por si el encierro se convertía en la única posibilidad de sobrevivir en una Holanda ocupada por los nazis. Tras llegar al edificio a pie, sin maletas, forrados con diversas capas de ropa y tras recorrer un itinerario bien meditado para dificultar el seguimiento, la familia Frank llega a la casa de atrás el lunes 6 de julio de 1942. Una estantería giratoria con libros oculta la puerta que comunica el edificio de Opekta con la casa de atrás. Sólo la abandonarán, y a la fuerza, el viernes 4 de agosto de 1944. De los refugiados, sólo uno sobrevivirá a la guerra.

Ocultos y protectores. Otras cuatro personas acompañarán a los Frank en su reclusión: su socio, también judío, Hermann van Pels, su esposa Auguste y su hijo Peter. En las páginas del diario, Ana les dará el apellido van Daan, por mantener a salvo su intimidad, a los que se unirá más tarde, en noviembre de 1942, el dentista Fritz Pfeffer, casado con una cristiana y, al igual que Otto Frank, alemán y huido de la persecución nazi. Pfeffer, con quien en absoluto congeniará Ana, recibirá el nombre de Albert Dussel en las páginas del libro. Pagado de sí mismo, Pfeffer dejará a Ana con la sensación permanente de poner en peligro a los demás al mantener contacto epistolar con su esposa.

Para mantenerse con vida y seguros, los ocho refugiados necesitarán la ayuda de cuatro empleados de Opekta, que mantendrán una fidelidad y lealtad verdaderamente maravillosas con los ocultos. Estos cuatro protectores son Miep Gies, que en febrero acaba de cumplir cien años, Elisabet ‘Bep’ VoskuijlJohannes Kleiman y Viktor Kugler. Al descubrirse el escondite de la casa de atrás, serán detenidos, en su calidad de encubridores, Viktor Kluger y Johannes Kleiman. El mismo día de la redada, 4 de agosto de 1944, serán llevados a una prisión preventiva en Amsterdam, y trasladados un mes más tarde, sin que se hubiera iniciado instrucción alguna, a un campo de concentración transitorio en Amersfoot (Holanda).Kleiman será liberado una semana más tarde por motivos de salud (morirá en 1959), mientras que Kluger logrará escapar en 1945, poco antes de que lo enviaran a Alemania a realizar trabajos forzados. Tras la guerra, emigrará a Canadá, donde morirá en 1999. La única superviviente del grupo, Miep Gies, recibió en 1995 el título de “Justo entre las naciones”, máximo honor concedido a no judíos por el Museo de Yad Vashen.

El diario. Lo que da un valor especial al diario de Ana Frank es que no es un fruto directo de las circunstancias extraordinarias que vivió Ana Frank, sino que se inició antes de los hechos cruciales y por lo tanto permite confrontar la vida y las perspectivas de una niña judía de clase media antes y después de sentirse como una víctima del nazismo. Así, mientras el diario comienza detallando la variada lista de regalos recibidos en su décimo tercer cumpleaños, y trazando un retrato, pleno de vivacidad, ingenio e indiscreción, de sus compañeros y compañeras de colegio, a medida que se suceden las semanas va convirtiéndose, más que en el relato de las vicisitudes de un grupo recluido, en un ejercicio de introspección de una persona que se debate entre la desesperación, la esperanza, el miedo e incluso el amor que alberga hacia el joven Peter van Pels.

Por otra parte, son escasos los diarios de víctimas del Holocausto: entre ellos, lo habitual es que sus autores sean adultos con un importante bagaje cultural, como Mihail Sebastian. El de Ana Frank, junto a los recientemente editados del joven checo Petr Ginz (1928-1944) y la polaca Rutka Laskier (1929-1943) son otros ejemplos. Por publicarse en castellano queda el de la checa Vera Kohnova (1929-1942) y el del polaco David Sierakowiak (1928-1943).

El diario de Ana comienza con unas palabras que son a la vez un enunciado de intenciones: «Espero poder confiártelo todo como aún no lo he podido hacer con nadie, y espero que seas para mí un gran apoyo» (12 de junio de 1942). A continuación, el 28 de septiembre, interpolará como segunda inscripción, que coloca delante de la que realmente escribió en segundo lugar el 14 de junio, una en la que reafirma la importancia que para ella tiene su diario:

«Hasta ahora has sido para mí un gran apoyo, y también Kitty, a quien escribo regularmente. Esta manera de escribir en mi diario me agrada mucho más y ahora me cuesta esperar cada vez que llegue el momento para sentarme a escribir en ti. ¡Estoy tan contenta de haberte traído conmigo!»

La fecha de la primera inscripción es la del cumpleaños de Ana Frank, un viernes lleno de regalos y alegría. La interporlación pertenece a un momento en que la vida de Ana ha cambiado respecto al primer momento: sigue estando Holanda ocupada por los nazis, y perseguidos los judíos. Pero la familia Frank ha dejado de vivir en libertad y ahora lo hacen en la clandestinidad, ocultos en un piso preparado para la ocasión y en el que el único hábito de Ana que se mantiene sin variación es la escritura de su diario, algo sobre lo que desde un comienzo medita:

«para alguien como yo es una sensación muy extraña escribir un diario. No sólo porque nunca he escrito, sino porque me da la impresión de que más tarde ni a mí ni a ninguna otra persona le interesarán las confidencias de una colegiala de trece años. Pero eso en realidad da igual, tengo ganas de escribir y mucho más de desahogarme y sacarme de una vez unas cuantas espinas».

En esa misma anotación, del 20 de junio de 1942, llega a la conclusión de que escribe porque no tiene ninguna verdadera amiga con la que sincerarse y a la que necesita. Por ello:

«Para realzar todavía más en mi fantasía la idea de la amiga tan anhelada, no quisiera apuntar en este diario los hechos sin más, como hace todo el mundo, sino que haré que el propio diario sea esa amiga, y esa amiga se llamará Kitty».

Ana Frank fue sólo uno del millón de niños judíos asesinados durante la Segunda Guerra Mundial. Su madre y su hermana cuentan entre el resto de víctimas que se sucedieron hasta alcanzar la cifra de seis millones de inocentes. A cambio, queda el consuelo de que su testimonio, su diario, haya vendido más de 30 millones de ejemplares en todo el mundo.

Con todo, Ana, en vista del horror del que estaba informada por los comentarios de los protectores, y por las emisiones de la BBC y de Radio Orange (emisora del gobierno holandés en el exilio), se sabe una privilegiada:

«A veces me pongo a reflexionar sobre la vida que llevamos aquí, y entonces por lo general llego a la conclusión de que, en comparación con otros judíos que no están escondidos, vivimos como en un paraíso» (2 de mayo de 1943). No obstante, la tranquilidad del refugio no basta: «Todos los días tomo valeriana contra el miedo y la depresión» (16 de septiembre de 1943).

Las entradas de ladrones nocturnos en el edificio de Opekta no hacen sino aumentar el miedo a ser descubiertos, junto a las sospechas por parte de un empleado de la firma. El buen humor de Ana se desmorona, hay incluso un periodo de mes y medio sin ninguna inscripción, y los días se van llenando de miedo y de actividades para mantener la mente ocupada con estudios, que en el caso de Ana son:

«taquigrafía francesa, inglesa, alemana y holandesa, geometría, álgebra, historia, geografía, historia del arte, mitología, biología, historia bíblica, literatura holandesa; le encanta leer biografías, áridas o entretenidas, libros de historia (a veces novelas y libros de esparcimiento)» (19 de mayo de 1944).

Edith Frank murió de inanición en Auschwitz el 6 de enero de 1945. Hermann van Pels murió en Auschwitz gaseado el mismo día de su llegada, el 6 de septiembre de 1944, o bien por enfermedad semanas después. Auguste van Pels murió en fecha desconocida, tal vez en el campo de Theresienstadt. Fritz Pfeffer murió en el campo de Neuengamme el 20 de diciembre de 1944. En marzo de 1945, Margot y Ana Frank están internadas en el campo de exterminio de Bergen Belsen. El tifus acaba con ellas. Una superviviente, Janny Brillealijper, pudo testimoniar su fin: «La primera que se cayó de la cama al suelo de piedra fue Margot; ya no era capaz de incorporarse. Ana falleció al otro día». Peter van Pels, que fuera amado por Ana, muere de inanición en el campo de Mauthausen. En el campo de Bergen Belsen, una lápida con el nombre de las dos hermanas recuerda que en algún lugar de ese recinto deben estar las cenizas.

El 14 de abril de 1944 Ana escribió en el último cuaderno de los tres de su diario: «Te aseguro, Kitty, que estoy un poco loca, aunque no sé por qué. Todo aquí está patas arriba, las cosas no guardan ninguna relación, y a veces me entran serias dudas sobre si más tarde le interesará alguien leer mis bobadas. “Las confidencias de un patito feo”: ése será el título de todas estas tonterías». El 11 de mayo de 1944, escribe: «de todos modos, cuando acabe la guerra quisiera publicar un libro titulado “La casa de atrás”; aún está por ver si resulta, pero mi diario podrá servir de base».

En 1947, un libro titulado “Het Achterhuis” (‘La casa de atrás’) descubre al mundo una primera versión, con algunas alteraciones y supresiones del diario de Ana Frank. Una obra teatral de 1955 galardonada con el Pulitzer, una película de 1959 premiada con tres premios Oscar, y un musical español de 2008 han servido para difundir el diario y su autora. Ana Frank murió en 1945. Pero hoy cumple 80 años. Felicidades, Ana. ¡Y que sean muchos, muchos, muchos más!

Fuente: Ochenta velas para Ana Frank. Mario Virgilio Montañez. Diario Sur. 12.06.2009.
Sitio web oficial de la Casa de Ana Frank.
Fragmentos del diario de Ana Frank.
Diez preguntas en torno a la autenticidad del diario de Ana Frank.

Canal sobre Anna Frannk en YouTube.